Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Julio Anguita dejará la secretaría general del PCE el 3 de julio

Todo, al final, puede pactarse. Puede haber presiones, pero siempre es posible buscar acuerdos que permitan que los rotos se conviertan en descosidos y que los bordados terminen por ser un cosido que oculte cualquier vergüenza. Julio Anguita terminará por dejar su cargo de secretario general del PCE. Y lo hará el próximo 3 de julio. Hasta esa fecha hay un largo calendario de recriminaciones, pactos y acuerdos.

En principio, Julio Anguita, coordinador general de Izquierda Unida (IU), había previsto dejar su cargo de máximo responsable del Partido Comunista de España (PCE) el pasado mes de mayo. Sin embargo, las presiones entonces de los distintos sectores comunistas impidieron que llevara a cabo esta decisión. Hubo que negociar. Y negociar duro. Pero ahora parece que las distintas familias comunistas han llegado a un acuerdo para que Julio Anguita se retire de la máxima dirección de su partido.El acuerdo contempla varios frentes. Tal y como Anguita había previsto será Francisco Frutos quien ocupará la secretaría general. Estos escasos seis meses en los que Frutos dirigirá el partido serán claves para su elección, en el mes de diciembre, como secretario general.

No va a encontrar Frutos ninguna oposición. O, al menos, si la encuentra será mínima. Felipe Alcaraz, secretario de los comunistas andaluces, no va a poner ninguna pega. Y eso que él, que su nombre mejor dicho, había sonado como sucesor de Anguita.

Alcaraz pasará a ser el portavoz de Izquierda Unida del Parlamento. Un viejo sueño largamente deseado por el líder andaluz.

Esta operación será posible porque Rosa Aguilar, hasta ahora portavoz parlamentaria, va a dedicarse en alma y cuerpo a intentar recuperar la alcaldía cordobesa para la izquierda. Y Rosa Aguilar dejará vacante, y gustosamente, su puesto como portavoz parlamentaria de Izquierda Unida.

En toda esta operación ha sido fundamental el entendimiento entre Alcaraz y Anguita, que hace escasas semanas consiguieron cerrar un acuerdo que impusiera la paz en las familias comunistas. Curiosamente, mientras al máximo nivel las discrepancias cada vez son menores, en niveles inferiores aparecen diferencias que auguran duras batallas en las familias de IU, como es el caso de Madrid.

Tanto en la comunidad autónoma como en el Ayuntamiento madrileños han aparecido distintas opciones. El hasta ahora incuestionable candidato a la alcaldía Francisco Herrera se ha retirado de la carrera electoral al ver que se presentaba una alternativa en la persona de la diputada nacional Inés Sabanés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de junio de 1998

Más información

  • Francisco Frutos, seguro sucesor