Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:NOSOTROS, A LO NUESTRO

El 2, nueva cifra apocalíptica

Glenda Jackson vengara a Londres de Thatcher/Los efectos a distancia del Viagra se notan en Moncloa/Desaparece el diseño de traje de novia de Eugenia de Alba/Los Aznar volverán a Les Platgetes/Inenarrable turrada botellera con motivo del segundo aniversario.

A veces, el destino golpea duramente y se lleva por delante, de forma inesperada, a un hombre. Un hombre insustituible. Se lleva a Antonio. Estoy hablando de Antonio Resina, de 48 años, vecino de Granollers que el miércoles quedó atrapado en el interior de un pozo, tras un desprendimiento de varias toneladas de tierra ocurrido en una mina de agua de Montornès del Vallès. CC OO sospecha que las condiciones de seguridad no eran muy correctas. Cada año mueren decenas de trabajadores, de personas insustituibles, por falta de seguridad en el trabajo: sin alharaca, sin vanidad y sin homilías obispales.Pero no quiero ponerme triste, ahora que mi Glenda (cuidado, corrector: no poner glande) Jackson opta a la alcaldía de Londres, esa que se perdió cuando Margaret Thatcher tuvo (entre otras) la idea incendiaria de vengarse de la ciudad liberal (no neo ni pijoliberal, sino de liberalidad de costumbres, de elegante tolerancia), privándola de munícipe. Mi Glenda opta en Londres, pues, pero quien realmente asa la manteca en todas partes es mi, nuestro Jose , quien, en un rapto de autoelevación, dice que nos va a quitar el paro en tres o cuatro añines. Debe de ser un efecto del Viagra, el fármaco contra la impotencia masculina (¿hay otra?), que arrasa allende nuestras fronteras. Una de las características del Viagra es que no hace falta adquirirlo ni ingerirlo para que se empiecen a notar sus efectos. Va una por la calle y ve a los caballeros sacando pecho ya, como si hubieran empezado a sacarse otra cosa y se la encontraran delirante.

Con decir que mi, nuestro Jose hasta se atrevió a recibir a la marcha global contra la explotación laboral de la infancia con la confesión de que a él le gustan mucho los niños y que habría querido tener más. Si no fueron efectos del Viagra, quiere decir que fue de propia naturaleza: y eso líbreme el cielo de pensarlo yo de mi, nuestro Jose , que con Bot-Ella ha decidido, por otra parte, reafirmarse en que lo que más les gusta es veranear en Les Platgetes de Bellver, lo cual significa (según me informa mi inapreciable espía en Castellón, el señor V.) que no deben preocuparse las masas oropesanas por la aparición en el horizonte playero de una rival: la residencia oficial veraniega que se pensó construir en la localidad balear de L'Alcudia. Parece que la opinión de La Madre de Todas las Botellas ha sido definitiva para la sublime decisión de volver, que (junto con el reciente madrinazgo de Porcelanosa a cargo de Carmen Martínez-Bordiú Franco) coloca a Castellón en lo más alto de la New Age que llegó de, vaya, Valladolid.

Con motivo del Segundo Aniversario del Advenimiento, la Segunda Dama ha concedido sendas entrevistas al ¡Hola! y a La 2 (obsérvese la filigrana: ¿sustituirá el dos al siete, en plan Apocalipsis? Lo sabremos si duran dos legislaturas). La de la revista es de una densidad tipo Le Monde Diplomatique en una hora tonta: respuesta tras respuesta, ella desgrana obviedades políticamente correctas y las magnifica, muy dentro del estilo retórico de la familia. Pero, mira, con las revistas te puedes lamer el índice y pasar página (e incluso pasar a otra publicación: Diez Minutos informa de que a la hija de la duquesa de Alba le han robado ¡el diseño de su vestido de novia!, y parece que el señor Galindo no ha sido), pero con la tele corres el grave peligro de quedarte en coma letárgico. Pues Ella, como tiene que pensarse las respuestas, se toma su tiempo, y tú te vas trasponiendo mientras la Neurona Única cruza el camino más largo de la ciudad. Suerte que ya no fumo: habría ardido junto con el sofá, completamente idiotizados ambos. A modo de resumen, me ronda la vaga idea de que Ella y los Suyos están siempre rodeados del Adagio de Albinoni. Lo que explica muchas cosas.

Volviendo a lo de Eugenia de Alba, la propia interesada o dueña del diseño del traje que lucirá en su boda con Fran Rivera declara que «le paguece alucignante que hacgan ecstas cogsas» . A mí también: cuando lo fetén hubiera sido robarle a Fran Rivera, que, aunque en estilo arriba España, está pero que muy bien. Por cierto, ¿alguien ha resuelto el misterio de por qué cuando el difunto Paquirri se apareó con Carmen Ordóñez salió un macizo como Fran, mientras que, cuando hizo coyunda con Isabel Pantoja, salió Paquirrín? Cosa tremenda es la genética.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de mayo de 1998

Más información

  • Ana Botella: ¿Influye la lentitud del Adagio de Albinoni en su discurrir?Fran Rivera: Ejemplo de los misterios de la genética hecho torero