Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL 36ª JORNADA

El Betis le agua la fiesta al Barça

Alfonso y Finidi, por dos veces, remontan un gol de Bogarde y dejan en evidencia al campeón

El Betis le aguó la fiesta al bicampeón en un partido al que el Barça acabó girándole la espalda por inoportuno y demasiado exigente para sus ya agotadas pilas. El equipo azulgrana echó mano de su estilo más marcial para vacunarse contra el veneno de un Betis muy aplicado en defensa y con cuatro puntas mortales de necesidad. No resistió el entramado de Van Gaal más allá de un periodo antes de sucumbir por su endeblez defensiva derivada en buena medida del absentismo de Baía y el progresivo desmoronamiento de su centro del campo. El Betis sacó provecho de la poca consistencia del esquema azulgrana que echó de menos la conducción de Celades, las apariciones de Luis Enrique y la seguridad de Hesp, entre otras cosas. Al Barça le vino anchísimo el partido y el Betis se fue recomponiendo hasta acabar teniendo a su merced un resultado que le propulsa a los puestos de honor. Los saques de esquina aliviaron el fragor de una batalla que discurrió entre el estilo excesivamente previsible del cuarteto ofensivo del Betis y la asepsia laboral del Barça en su vanguardia. Los dos equipos compartieron virtudes y defectos en sus líneas de contención: marcajes individuales, muchas precauciones y Solozábal, por detrás, y Amor, por delante, ejerciendo de barrenderos.Van Gaal prescindió de varios titulares. Dejó en el banquillo a Hesp, Celades, Luis Enrique, Giovanni y Anderson. Estrenó un centro del campo con Amor, Oscar y Roger, situó a Baía bajo los palos y a Pizzi en la punta del ataque. El Barça sacó rédito de los metros que dejó el Betis ante su muro de contención. Poco sacó de los unos contra uno de Rivaldo con Otero, de Figo con Luis Fernández y mucho menos de Pizzi con Olías y Solozábal. En la movilidad de Figo que basculó a menudo hacia atrás y hacia el centro y en las llegadas desde atrás de Óscar y Roger encontró el Barça sus mejores recursos. Tuvo una mayor posesión del cuero pero le costó superar ese último muro de contención bético. Sus remates siempre fueron muy lejanos. Roger, Figo y Óscar, de cabeza tras una de las pocas jugadas trenzadas entre Rivaldo y Roger, gastaron la munición pero siempre con la mirilla telescópica. Esa fue la mejor virtud ayer del Betis. Su primer muro ante Prats estuvo a muchos metros de su portería. El único disparo a quemarropa fue gol. Lo engatilló Bogarde, a su estilo, de mala manera, trastabillando, poniendo una pierna, luego la otra. Pero estaba en el área chica y recibía un balón impulsado por Rivaldo directamente desde el punto de saque de esquina izquierdo que sobrepasó las pugnas establecidas en el primer palo, especialmente la de Solozábal con Couto, y que le cayó al defensa holandés allí donde ya ni por tiempo ni por espacio existe enmienda defensiva.

Barcelona: Vítor Baía; Ferrer, Couto, Reiziger, Bogarde; Óscar (Anderson, m

70), Amor, Roger; Figo (Giovanni, m. 45), Pizzi y Rivaldo.Betis: Prats; Otero, Solozábal, Olías, Luis Fernández; Cañas, Nadj (Ureña, m. 76); Finidi, Alfonso, Jarni (Cuéllar, m. 44); y Oli (Márquez, m. 67). Goles: 1-0. M. 24. Bogarde, en el área pequeña y con la pierna izquierda, marca a la salida de un saque de esquina lanzado por Rivaldo. 1-1. M. 46. Error de Vítor Baía y Alfonso, libre de marcaje, remata de cabeza un lanzamiento de esquina ejecutado por Jarni. 1-2. M. 58. Jugada de Alfonso que se va de Reiziger, cede a Oli y su centro lo remata Finidi de cabeza tras fallar Bogarde y Vítor Baía. 1-3. M. 89. Finidi marca por bajo y a placer tras una jugada entre Alfonso y Márquez, que le asiste de tacón. Árbitro: López de la Fuente, del colegio gallego. Amonestó a Reiziger, Figo, Bogarde, Ferrer, Luis Fernández y Jarni. Unos 65.000 espectadores en el Camp Nou. El Barça ofreció a la afición la Copa del Rey conseguida por el equipo de fútbol y la tercera Copa de Europa consecutiva lograda por el equipo de balonmano.

Amor desactivó desde la línea de medios la salida ofensiva de Alfonso y Oli, a los que cogían ya más adelante Couto y Reiziger. Por las alas Finidi y Jarni enviaban sus característicos centros cruzados. Ahí encontraron el talón de Aquiles azulgrana. Se le atragantaba ese fuego cruzado aéreo a Vítor Baía, falto de partidos y falto de la confianza perdida por sus lesiones constantes, aquella infausta noche ante el Dinamo de Kiev y el buen hacer de Hesp.

El saque de esquina desde la derecha en cuya ejecución cayó lesionado Jarni al filo del descanso le dio ocasión a Alfonso de aprovechar el borrón de Vítor Baía. El Betis acabó de asentar su juego y sobre todo le perdió el respeto al campeón. Van Gaal recurrió a Giovanni, que nada más salir envió un balón al palo tras un centro de Rivaldo. Pero a partir de ahí el partido fue del Betis. Se adelantó en un tanto que dejó en evidencia a Baía pero también a los marcadores holandeses del Barça.

El Barça, pese a los cambios, ya no tuvo capacidad de respuesta. Meció el balón cuando lo tuvo pero el Betis no pasó por situaciones de compromiso. El equipo bético acabó aprovechando la voluntariedad inocua del Barça al que puso en evidencia en tres jugadas postreras que culminó Finidi y que dejaron al Camp Nou bajo los efectos más nocivos de la resaca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de mayo de 1998