Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
AUTOMOVILISMO

El asfalto examina a Sainz en casa

El español defiende su liderato ante los mejores pilotos en la prueba reina

"No hay más presión que en otra carrera", ha repetido Carlos Sainz (Toyota), líder del Mundial de rallies, en los días previos al Rally Catalunya, que comienza hoy en Lloret de Mar (Girona). Pero la quinta prueba de la temporada se reviste de trascendencia: es la primera del curso sobre asfalto, el piloto madrileño actúa de local y tiene que defender su ventaja al frente del campeonato del mundo. Además el plantel de inscritos reúne a la flor y nata de los rallies, todos encantados de participar en la carrera que el año pasado eligieron como la mejor del año. Existen, por tanto, muchos y diversos argumentos para valorar la importancia de la manga española del Mundial. Su recorrido apenas ha cambiado respecto a 1997 y se estructura en tres etapas, con 19 tramos y 400 kilómetros cronometrados. Pero Sainz no guarda buenos recuerdos de la anterior edición: entonces acabó décimo, mermado por las averías. Esta temporada, sin embargo, todo es diferente. El bicampeón mundial viaja en Toyota y no en Ford, viste de Castrol y no de Repsol, y sobre todo ha arrancado en la temporada a tope.

Sainz afronta el Catalunya con seis puntos de ventaja sobre el finlandés Juha Kankkunen (Ford) al frente de la clasificación del Mundial. Una victoria (Montecarlo), dos segundas posiciones (Suecia y Portugal) y un abandono (Safari) ilustran su magnífica trayectoria hasta este momento.

Ahora, delante de miles de sus aficionados, quiere descubrir si el nuevo Toyota Corolla le permitirá las mismas satisfacciones sobre asfalto. Lo mismo les ocurre a todos sus adversarios, que son los de siempre: Kankkunen, por supuesto, y también el otro finlandés, Tommi Makinen (Mitsubishi), actual campeón mundial, y el escocés Colin McRae (Subaru), vencedor de este rally el año pasado y también de la última prueba, disputada en Portugal.

"Va a ser una carrera muy competida", explicó Sainz después de los últimos entrenamientos previos. "Hay muchos equipos y pilotos que pueden pelear por estar delante". Y es que además hay que añadir a Peugeot, con los franceses Gilles Panizzi y François Delecour, que ya sorprendieron en el año 1997, y quizá también al Citroën del español Jesús Puras, actual líder del campeonato nacional, que también cuenta los resultados del Catalunya. 'Estas dos marcas compiten con vehículos de la categoría de dos litros (con motores sin turbo y dos ruedas motrices) igual que Seat.

La firma española alinea su equipo de gala para la prueba de casa. Aunque sobre asfalto parten en desventaja, pretenden defender su hegemonía en la categoría, de la mano del finlandés Harri Rovanpera y de los españoles Oriol Gómez y Salvador Cañellas. Mientras, en las instalaciones de Martorell, continúan desarrollando el nuevo Córdoba, que debutará este verano en la categoría reina, la de los world rally car, como Toyota, Subaru y Ford.

Como siempre, la gran preocupación de los organizadores, el Real Automóvil Club de Cataluña (RACC), está en la seguridad del público en las carreteras. Unas 1.700 personas, entre cuerpos de seguridad, médicos y personal del RACC, velarán porque no haya problemas.

Precisamente este concepto mereció el año pasado la máxima valoración de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) y de la Asociación de Constructores. Pero no es el único éxito del Rally Catalunya: la organización no pudo aceptar en la lista de inscritos a todos los participantes que lo solicitaron. Canal + por su parte, retransmitirá en directo un tramo cronometrado cada uno de los tres días de carrera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de abril de 1998