Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Larga madrugada negociadora en Belfast en pos de un acuerdo de paz

Las luces del castillo de Stormont, en la ciudad norirlandesa de Belfast, permanecían encendidas a las cuatro de la madrugada del viernes. Unionistas protestantes y republicanos católicos habían sobrepasado la hora límite (la medianoche) para estampar su firma al pie de un acuerdo histórico que debe empezar a abrir el camino de la paz en Ir landa del Norte. Tanto Mitchel McLaughlin, presidente honorario del Sinn Fein -brazo político del Ejército Republicano Irlandés (IRA)-, como John Taylor, segundo del Partido Unionista del Ulster (UUP), manifestaron que seguía habiendo diferencias importantes y que la firma del acuerdo podía demorarse varias horas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de abril de 1998