"Ahora ya sé contra qué luchar"

Zubizarreta puede curarse en seis semanas si responde su capacidad de recuperación

"Ahora ya sé contra qué luchar". La resonancia magnética despejó ayer todas las dudas de Andoni Zubizarreta. El guardameta internacional del Valencia estará entre cinco y seis semanas de baja debido a una rotura muscular, concretamente del aductor mayor de la pierna derecha. La fractura es de tres centímetros y medio de longitud y casi dos de espesor. "Su capacidad de recuperación va a ser muy importante", señaló Jorge Candel, jefe de los servicios médicos del Valencia, respecto al tiempo que el portero estará inactivo. El hecho de que no haya sufrido durante su dilatada trayectoria deportiva lesiones delicadas invita al optimismo.Zubizarreta, de 36 años, se lesionó el martes en el entrenamiento que la plantilla valencianista realizaba en las instalaciones de Paterna. La lesión se produjo cuando intentaba controlar el balón mientras intervenía en un partidillo como jugador del campo. Zubizarreta abandonó entre lágrimas el entrenamiento. Estaba tan contrariado que no hizo declaraciones. Pero sí recibió el aliento de sus compañeros y familiares. "Agradezco a todo el mundo su preocupación. Hasta las once de la noche estuvo sonando el teléfono en mi casa", manifestó ayer el guardameta, cuya lesión ha despertado dudas sobre su participación en el Mundial de Francia, que sería el cuarto de su carrera.

Más información
Más duro para un portero que para otro jugador

Zubizarreta, que acudió acompañado por su esposa a la clínica Eresa, donde fue sometido a una resonancia, se mostró muy cauto tras conocer el resultado de la prueba. Su recuperación, su presencia en el Mundial.... el guardameta del Valencia y la selección española fue muy prudente. "Ahora no es momento de hablar del Mundial. Por encima de estos temas está mi recuperación. Pero no soy tan frío. Simplemente, en la vida hay un orden de prioridades", -afirmó. "No me he marcado ningún plazo. Si estoy para el Valencia, muy bien; si estoy para el Mundial, también. No podemos esperar milagros", agregó el veterano portero, quien confirmó que el mismo martes había llamado al seleccionador nacional, Javier Clemente, para comunicarle su lesión "antes de que le llegara por otros cauces".

Zubizarreta evocó el momento en que se produjo la lesión. ¿Pensó que su carrera había finalizado? "Al principio no piensas en nada, sólo en la intensidad del dolor. No sabes cuál es el grado de la lesión. Ahora ya sé lo que tengo y sé contra qué luchar".

Pese a haberse lesionado mientras se entrenaba como jugador de campo y no como portero, quitó importancia a este hecho. "Esta circunstancia no provocó la lesión", según el guardameta. "Hay fatalidades que suceden y no se pueden evitar. No tiene nada que ver. Tampoco que el avión se retrasara [llegaba procedente de San Sebastián tras recibir un premio por su trayectoria deportiva] y no pudiera estirar [los músculos] lo suficiente".

La lesión del guardameta ha supuesto un contratiempo para el Valencia, que debe recurrir ahora a un portero con escasas horas de vuelo esta temporada: Campagnuolo o Bartual. Zubizarreta se mostró optimista en este sentido: "La preocupación es para Ranieri, que tiene que decidir quién juega. Tanto uno como otro son dos porteros de nivel. Además, estas situaciones pueden servir de revulsivo, ya que otros jugadores deberán asumir más responsabílidades. El Valencia tiene grandes jugadores y profesionales". Zubizarreta fue reacio a tratar su continuidad en el club y sus proyectos para la próxima temporada: "No es el momento adecuado".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS