Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL SEMIFINALES DE LA LIGA DE CAMPEONES

Los 'ultras sur' derriban una portería y provocan un retraso de 75 minutos

El partido debía empezar a las 20.45, pero comenzó 75 minutos después, a las diez de la noche. Y todo porque miembros de Ultras Sur (la peña radical del Madrid), ante la pasividad policial, derribaron una de las porterías cuando los jugadores saltaban al campo. El hecho puede suponer graves problemas para el Real Madrid. El Bernabéu puede ser cerrado entre tres y ocho encuentros por falta grave. El Borussia, que alegó disputar el partido obligado, recurrirá ante la UEFA.

Unos hinchas incontrolados de Ultras Sur se subieron a la valla del fondo sur y comenzaron a agitarla violentamente. Repentinamente, cuando ambos equipos posaban para las fotos oficiales, la valla cedió y cayó al suelo. Atada a ella, y a la portería, había una red protectora. El violento desplome de la valla arrastró a la portería. No la arrancó de cuajo, sino que la partió a la altura de donde se clava en el suelo. Diez jóvenes fueron atendidos, tres de los cuales resultaron heridos leves.Después de sopesar posibles soluciones, y ante la imposibilidad de volver a erigir la portería, la directiva del Madrid decidió hacer llegar otro marco de la Ciudad Deportiva del club, situada a dos kilómetros. Costó encontrar al guarda que tenía la llave del campo de entrenamiento, pero a las 21.38, tras un viaje en camión con escolta policial, llegaba la nueva portería; a las 21.43 el árbitro y los delegados de la UEFA procedieron a su medición; a las 22.00 comenzó, por fin, el partido.

El hecho apenas tiene precedentes, y la lentitud en su solución menos. El último del que hay recuerdo fue en el Mundial 94, en Estados Unidos. Una portería se derrumbó antes del Bulgaria-Alemania. Y se reemplazó en seis minutos.

Hasta las 22.00, los pasillos del Bernabeú fueron escenario de reuniones improvisadas de directivos, autoridades y miembros de la UEFA, que debatieron sobre el origen del problema y discutieron las posibles soluciones y repercusiones. Las preguntas brotaban por todas las partes. Fue el caos.

La policía sabía que estaba prohibido encaramarse a las vallas, sin embargo, no intervinieron -observaron los hechos desde un lateral del campo, hasta que se produjo el desastre-. "Entramos justo cuando se cayó todo", explicó López Aguado, jefe de la Brigada de Seguridad Ciudadana. "La intervención en el recinto ultras sur es una medida que evaluamos mucho. En muchas ocasiones es contraproducente y preferimos dejarles actuar bajo vigilancia". Gracias a las cámaras de control del estadio, siete de los hinchas responsables del accidente, según la policía, podrán ser identificados. Cuando la portería se cayó, la policía sí intervino con contundencia.

Los jugadores, tras unos minutos de indecisión, se volvieron a los vestuarios. Allí estuvieron pensando en el partido y bromeando.

La UEFA sancionará al Madrid por lo ocurrido. Al margen de una fuerte multa económica, el Bernabéu puede ser cerrado de tres a ocho encuentros, los previstos para hechos graves, según avanzó Pablo Porta, de la comisión de Disciplina de la FIFA. Con todo, el Madrid cree que sólo será sancionado económicamente. "En los reglamentos no está tipificado que haya una portería en el estadio", sostiene.

El encuentro estaba siendo transmitido en directo para 47 países, que sufrieron problemas de enlaces y satélites y de ajustes de programación. TVE 1, que lo transmitió para España, adelantó el Telediario. Facilitó las primeras imágenes de los sucesos 45 minutos más tarde de que ocurrieran.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de abril de 1998

Más información

  • El Madrid será multado y el Bernabéu puede ser cerrado de tres a ocho partidos