Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vázquez dimite como técnico del Compostela

Santiago de Compostela

La insostenible relación entre el presidente del Compostela, José María Caneda, y su entrenador, Fernando Vázquez, se rompió ayer definitivamente. Tras largos meses de reprimendas públicas, Vázquez agotó su paciencia y presentó anoche su dimisión. Caneda se la aceptó tras definirle como un "caballero del fútbol". Los ayudantes de Vázquez, Argimiro Lucas y Gabriel Leis, se hacen cargo del equipo provisionalmente. Vázquez es el noveno técnico que cae esta temporada.Hace ya varias semanas que Vázquez, de 42 años, se declaraba hastiado de su situación en el equipo y confesaba que el cuerpo le pedía dimitir. El presidente, argumentaba el técnico, no se limitaba a criticarle en público sino que también jaleaba la actitud díscola de algunos futbolistas.

Pero Vázquez se encontraba con una dificultad insalvable para cumplir sus propósitos: hace dos temporadas, cuando renovó su contrato y el equipo se encontraba en plena cresta de la ola, el club le agregó una cláusula por la que debería abonar 500 millones si quería rescindir el compromiso. Y el contrato no expiraba hasta junio de 1999. Aunque los protagonistas no ofrecieron anoche mayores detalles, todo hace indicar que ahora el club también estaba dispuesto a prescindir de sus servicios y que le ha facilitado la salida a cambio de que renuncie a cobrar la totalidad del contrato. Vázquez era, junto con Antic, el entrenador con más años en el cargo.

Antes de que Vázquez anunciase su decisión, sobre las nueve de la noche de ayer, San Lázaro había vivido una jornada frenética. Por la mañana, Caneda desmentía con vehemencia informaciones periodísticas sobre la intención de parte de la directiva de prescindir del técnico, al que acusaban de perder el control del vestuario. Pero a mediodía, el presidente se reunió con el entrenador y volvieron a dispararse los rumores. Vázquez regresó a la sede del club, en el mismo estadio, sobre las 20.30, y apenas media hora después comparecía ante los periodistas para limitarse a anunciar que dimitía "en beneficio del club". Luego apareció Caneda, quien, muy emocionado, se deshizo en elogios al técnico y se declaró "dolido" por el desenlance.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de marzo de 1998