Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Mallorca, aperitivo de la 'semana de pasión'

Heynckes impone su personalidad y cierra los debates dentro del Madrid

En apenas ocho días el Real Madrid puede pasar de tener claras posibilidades de ganar la Liga y la Copa de Europa a tener que ver esos objetivos como algo realizable pero improbable. Será la semana de pasión del club blanco: hoy (20.30), de aperitivo, el Mallorca, un rival crecido y con fe tras haberse convertido en finalista de Copa; el miércoles, visita al Beyer Leverkusen, y el sábado próximo, viaje al Camp Nou.

Y para enfrentarse a todo ello, el equipo de Jupp Heynckes sólo ofrece dudas y debates. Las dudas afectan a su juego y a sus resultados, con el recuerdo de la dolorosa derrota en Tenerife. Los debates, a todo lo demás. Empezando por el valor de Heynckes como técnico capaz la semana ha estado plagada de rumores sobre su sustituto para la próxima temporada después de que haya sido la principal víctima de la derrota canaria- y terminando por la polémica Cañizares-llIgner para la portería. Quizás por todo ello, el técnico alemán se ha visto motivado para dar una. muestra de su personalidad: jugará Cañizares porque él decide quien juega y pensar lo contrario es "una tontería". "

No, no ha sido una semana especialmente mala para mí", dijo Heynckes de entrada, marcando el tono de su fortaleza, aunque a su cénit llegó un poco después, cuando un periodista le preguntó si la directiva había influido en sus decisiones. "Hace muchos meses que no hablo con la directiva", explicó. "Yo sólo me comunico con el presidente. Y es una desfachatez que alguien pueda pretender que me imponen la alineación".

El jugador que más apreció la personalidad de su entrenador fue precisamente Cañizares. El guardameta mostró primero una cierta indiferencia y sorpresa. "No entiendo tanta expectación", dijo. "No sé si voy a jugar porque nadie me lo ha dicho, pero, de todas formas, siempre me entero de la alineación en la pizarra del vestuario". Y terminó alabando el carácter del alemán: "Tengo confianza en Heynckes. Le veo entero y con un par de narices. A lo mejor es él el que ríe el último".

Reaparecerán Hierro y Raúl, y Jaime ocupará un sitio en la defensa en lugar del enfermo Karanka.

Tanto el Mallorca como su entrenador, Héctor Cúper, están de moda en el fútbol español tras conquistar un puesto en la final de Copa y codearse con los mejores de la liga (es quinto con 42 puntos), informa Patricio Candia. El desplazamiento a Madrid se produce en el momento más dulce de la entidad isleña, ya que. además de haber sumado 13 de los últimos 15 puntos en disputa, es el único equipo que marcha invicto en la segunda vuelta.

Cúper podrá alinear a su once de gala. El Mallorca suele emplear un 4-4-2 muy compacto y disciplinado, con una constante presión arriba y en el centro.

Alineaciones

Real Madrid: Cañizares; Panucci, Jaime, Hierro, Roberto Carlos; Karembeu, Seedorf, Savio; Raúl; Mijatovic y Suker.

Mallorca: Kike; Olaizola, Marcelino, lván Campo, Romero; Mena, Engonga, Valerón, Stankovic; Ezquerro y Amato.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de febrero de 1998