Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AUTOMOVILISMO

Makinen perpetúa la hegemonía nórdica

Sainz acaba segundo en Suecia y sigue líder del campeonato del mundo

Como en sus 46 ediciones anteriores, el Rally de Suecia conoció ayer como vencedor a un hombre de las nieves. Esta vez tampoco se quebró la hegemonía de los nórdicos en la única carrera blanca del mundial y el finlandés Tommi Makinen (Mitsubishi) logró el triunfo. Superó por 51 segundos a Carlos Sainz (Toyota), que acabó segundo tras dominar la última etapa y batir al finlandés Juha Kankkunen (Ford).

Sainz sigue sin poder conquistar la reserva espiritual de los pilotos nórdicos, pero mantiene su arranque impecable en 1998 y se mantiene líder del Mundial. La victoria en Montecarlo y la segunda posición de ayer en Suecia le colocan ya como el piloto que batir. Encabeza el campeonato con seis puntos de ventaja sobre Makinen y Kankkunen. Por eso, el bicampeón estaba contento pese a rozar de nuevo el triunfo en una de las pocas carreras que se le resisten: "Es un buen resultado. Lo hubiéramos firmado antes de empezar". Sainz se clasificó segundo por tercer año consecutivo gracias a su reacción en la última etapa, en la que marcó el mejor tiempo en cuatro de los cinco tramos. Así recuperó el terreno perdido la víspera frente a Kankkunen cuando hizo un trompo. De ser tercero con 15 segundos de desventaja, su ataque final le llevó a acabar segundo con siete segundos sobre triple K. Y mereció el inusual premio del rally, un lote de artesanía local: un jersey de lana, una estantería de madera de pino, un gorro de piel de alce, un jarrón de cristal, un candelabro y un tambor.

"No tengo claro que hubiéramos podido derrotar a Makinen", dijo el madrileño, a pesar de que en el total del rally ganó más tramos que su rival. Para el finlandés, de 33 años, actual campeón, la de Suecia fue su 11ª victoria en el Mundial. Ya ganó este rally en 1996, también ante Sainz. Su éxito se labró en las miserias ajenas y en la ventaja que supuso afrontar los tramos de la primera etapa desde una posición retrasada.

El triunfo de Makinen supuso la 100ª victoria de un finlandés en el Mundial. También hubo celebración para Toyota, que encabeza el campeonato de marcas, y para Michelin, que equipó de neumáticos con clavos a siete de los ocho primeros. Seat ganó la categoría de dos litros gracias al piloto local Jörgen Jonasson.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de febrero de 1998