Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asesinados a tiros un concejal del PP de Sevilla y su esposa

Interior atribuye a ETA la autoría del atentado

El concejal delegado de Hacienda y portavoz del PP en el Ayuntamiento de Sevilla, Alberto Jiménez Becerril, y su esposa, Asunción García Ortiz, ambos de 37 años, murieron hoy asesinados a tiros en un posible atentado terrorista en la calle de Don Remondo de Sevilla, a escasos metros de la Giralda, según informaron esta madrugada fuentes policiales. Todos los indicios apuntan a la banda terrorista ETA. Los hechos se produjeron a la 1.24 de la madrugada. Uno o dos desconocidos, según las fuentes policiales, se acercaron a la pareja, que regresaba a su casa después de cenar con unos amigos. Les dispararon a quemarropa varios tiros. La munición recogida en el lugar de los hechos es del calibre 9 milímetros parabellum, habitualmente utilizada por la banda terrorista ETA.

Algunos proyectiles alcanzaron al concejal en la sien y a su esposa por la espalda. Les provocaron la muerte instantánea. La zona fue acordonada por fuerzas políciales, que procecieron al reconocimiento del lugar de los hechos. Fuentes de Interior aseguraron pasadas las seis de la madrugada que todos los indicios apuntan a ETA. Alberto Jiménez Becerril y Asunción García eran padres de tres hijos, de tres, cinco y ocho años. En medios políticos sevillanos se consideraba a Jiménez Becerril como "la mano derecha" de la alcaldesa Soledad Becerril, informa Jorge A. Rodríguez. El portavoz del PP -al igual que el resto de los concejales populares en Sevilla y en otros ayuntamientos- había recibido instrucciones del partido en Madrid para que adoptaran todas las medidas de seguridad posibles ante la eventualidad de un posible atentado terrorista. "Pero Alberto decía que qué iba a hacer, si meterse en su casa y no salir para que no lo mataran", contó anoche a este periódico uno de sus colaboradores, entre lágrimas, tras conocer el atentado. "Durante un tiempo", añadió, "albergó un cierto miedo, tomaba algunas precauciones y no cogía el coche, pero después decidió seguir viviendo como siempre. Eso es lo que estaba haciendo esta noche, vivir como siempre". Empleados del hotel Doña María, muy próximo al lugar de los hechos, afirmaron que habían escuchado ruidos, similares a explosiones de petardos, y que no se percataron de que algo grave había ocurrido hasta unos diez minutos más tarde. La muerte del concejal del PP y su esposa se produce en medio de la gran polémica levantada sobre la protección a los políticos populares en el País Vasco. La banda terrorista ETA ha asesinado, desde el pasado mes de julio, a tres concejales del PP en distintas localidades de Euskadi. Miguel Ángel Blanco, en julio; José Luis Caso, en diciembre, y José Ignacio Iruretagoyena, a principios de este mes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de enero de 1998