Las llamadas telefónicas locales se encarecerán y bajará la luz

Llamar por teléfono en el interior de las ciudades en 1998 será más caro si se cumplen los planes adelantados por Telefónica. El Gobierno ha autorizado a la compañía que preside Juan Villalonga a modificar a la baja la duración de los "pasos" en las llamadas locales en los meses de abril, agosto y diciembre de 1998, lo que en la práctica significará una subida de precios.Para una llamada media de dos minutos y 45 segundos, la más frecuente, la subida será de hasta un 50% en horario normal, según los cálculos efectuados por la Organización de Consumidores y Usuarios.

Las llamadas interprovinciales e internacionales, por el contrario, bajarán un 15% y un 12%, respectivamente, en 1998. Además, Telefónica está autorizada a subir la cuota mensual de abono 100 pesetas en marzo y otras 100 en agosto.

Retevisión, la compañía que empezará operar a mediados de enero, ha anunciado que no cobrará cuota de conexión ni abono mensual.

Pero todo no serán subidas. A partir de mañana, y como consecuencia del proceso de liberalización del sector, bajarán las tarifas eléctricas. Éstas, según anunció la pasada semana el ministro de Industria, Josep Piqué, se reducirán en una media del 3,63%. El usuario doméstico pagará un 3% menos y las pymes verán rebajada su factura en un 5% de media. Las grandes compañías consumidoras de electricidad pagarán lo mismo que en 1997.

Malestar en el sector

La rebaja de las tarifas eléctricas decidida por el Gobierno, que ha tenido en cuenta la evolución de la inflación y la importante caída registrada en los tipos de interés -que ha beneficiado en gran medida a las empresas del sector- ha provocado malestar entre las compañías eléctricas, que consideran la rebaja excesiva y muy por encima del 2% pactado en su día con el Ministerio de Industria en el compromiso que se denominó Protocolo Eléctrico.Otra subida importante será la de las tarifas que aplica Correos y que, una vez entre en vigor la nueva Ley Postal -cuyo proyecto ya ha aprobado el Gobierno- supondrá subidas del 66% en las tarifas urbanas al pasar de las actuales 21 pesetas a 35 pesetas.

La subida de estas tarifas cuenta con el respaldo de sindicatos y consumidores, aunque éstos condicionaron el apoyo a la mejora del servicio de Correos, que emplea a 65.000 personas y registró unas perdidas en 1996, excluidas las subvenciones, de 24.000 millones de pesetas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS