Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia prohibirá que las TV públicas emitan por una sola plataforma digital

El Gobierno de Jospin reformará por ley el sector audiovisual

El Gobierno del socialista Lionel Jospin quiere cambiar las reglas del juego del paisaje audiovisual francés y ha elaborado un proyecto de ley que dará a conocer el próximo 7 de enero. Se sabe que el Ejecutivo de coalición ha tomado ya la decisión de anular la exclusiva de la emisión de los canales públicos a través de una única plataforma digital privada, la TPS, vinculada a TF1 y al grupo Bouygues. Por tanto, los canales France 2, France 3 y Arte deberán también poder ser captadas por los abonados a Canal Satellite -perteneciente al Grupo Canal +- o ABSat.La dificultad y, sobre todo, la eficacia de la reforma del sector audiovisual la resumió de entrada Laurent Fabius, socialista y actual presidente de la Asamblea Nacional francesa: "Hace 15 años ningún canal de televisión norteamericano se podía captar desde nuestro continente pero hoy son más de 50 los que resultan accesibles". Ante esa evidencia Fabius opta por sugerir que lo mejor es potenciar TV5 -la televisión francófona internacional- o cerrarla.

La ministra de Cultura y Comunicaciones y portavoz del Gobierno, Catherine Trautmann, ha hablado por su parte de la influencia de grandes grupos industriales que hay que controlar" pero no ha explicado cómo. "No creo que baste con reducir el límite máximo de posesión de acciones", admitió, aunque parece que el Gobierno quiere llevar ese umbral al 30% en vez del 49% que impuso el Ejecutivo del conservador Éduard Balladur en 1994. Las dudas al respecto provienen de la posible inconstitucionalidad de cualquier decisión que ponga en cuestión derechos adquiridos legalmente.

Tampoco es probable que los vetos que los socialistas querían imponer al acceso al sector de las telecomunicaciones de las empresas de obras públicas o de distribución de aguas -Bouygues-, la Generale des Eaux y la Lyonnaise des Eaux figuran por el momento en el punto de mira puedan conciliarse con la Constitución.

El Gobierno francés quiere también reducir los ingresos publicitarios de la televisión pública y duda ante la tendencia a la concentración de capital. Por eso, durante una semana, ha escuchado en la Asamblea Nacional y en el Senado, a los dirigentes de las televisiones públicas y privadas. Para Marc-André Feffer, vicepresidente de Canal +, los importante es no olvidar nunca que "Canal + o TFI son sociedades seis veces más pequeñas, en término de volumen de negocios, que News Corp [empresa controlada por el magnate Rupert Murdoch], ocho veces más pequeñas que Bertelsmann o doce que Time Warner".

Para Eric Licoys, director general de Havas, "lo mejor es que los operadores televisivos puedan asociarse a accionistas que tengan las espaldas muy anchas. La mejor fórmula para evitar el abuso de posición dominante no es regular los porcentajes del accionariado sino tener en cuenta la parte de mercado de cada canal".

Xavier Gouyou-Beauchamps, presidente de France 2 y France 3, defendió "las fuentes de financiación mixtas" para la televisión pública, mientras que el presidente del Canal Arte, Jérome Clement, recordó que "el modo de financiación influye sobre la programación", y sostuvo que los canales públicos tenían que quedar al margen de las presiones de los índices de audiencia o de los ingresos publicitarios. Para ello insistió en que convenía aumentar el impuesto anual que se paga por la posesión de cada televisor.

[En España, Radiotelevisión Española (RTVE) está integrada como accionista en Vía Digital y difunde actualmente en exclusiva sus siete canales temáticos a través de la plataforma que lidera Telefónica, lo que ha motivado fuertes críticas de la oposición socialista y de Izquierda Unida en el Parlamento].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de diciembre de 1997