Avalancha navideña

El Deportivo ha gastado 1.770 millones en el mercado invernal y aún puja por Rodrigo

La derrota en Valencia ha vuelto real la peor pesadilla de los aficionados coruñeses: el Deportivo ya está en puestos de promoción, a un sólo punto del descenso directo. El presidente, Augusto César Lendoiro, busca con desesperación una estrella, que cubra el inmenso vacío psicológico y futbolístico que dejó en el verano la marcha de Rivaldo al Barcelona. El Deportivo ya se ha gastado en los últimos días 1.700 millones de pesetas en la compra de cinco jugadores -todos extranjeros, por supuesto- y aún negocia la incorporación del brasileño Rodrigo.El penúltimo fichaje llegó ayer a A Coruña. La estrella de Sergio Manteca Martínez, delantero uruguayo de 28 años, ya brillaba poco en La Bombonera. Martínez pasó de figura del Boca Juniors a calentar banquillo. Por eso su fichaje ha salido barato: apenas 300 millones de pesetas.

El Manteca se encontrará en A Coruña a un compatriota, también recién llegado, Sebastián Abreu, otro delantero de 21 años, que ha costado 7 millones de dólares (unos 1.000 millones de pesetas). En el San Lorenzo de Almagro Abreu se había erigido en el máximo goleador de la Liga argentina, con 13 goles. En España es famoso por una anécdota que popularizó el programa El día después, de Canal +: un chusco fallo a puerta vacía, que dejó asombrado al comentarista de la televisión argentina. Pero, curiosidades al margen, Abreu se ha labrado fama de gran rematador, con ambas piernas y con la cabeza, justo lo que más necesita el Deportivo.

Los refuerzos no sólo pretenden paliar la ya endémica penuria del ataque blanquiazul. También llegan dos nuevos centrocampistas. Uno, volante diestro, es argentino, Leonel Scaloni, de 20 años, campeón del mundo sub 21 con su país y hasta ahora jugador del Estudiantes de La Plata. Su fichaje ha consumido seis meses de arduas negociaciones con el padre del futbolista y con el club. Al final, el equipo gallego ha hecho una singular operación: ha pagado 2,6 millones de dólares (390 millones de pesetas) al Estudiantes y se compromete a abonar otro tanto al futbolista si éste le sigue interesando dentro de tres años; como señal ha adelantado 600.000 dólares a su padre. La familia Scaloni es muy unida y el patriarca también ha impuesto la adquisición del hermano mayor de Leonel, Mauro, que era suplente en el Estudiantes y que jugará con el filial deportivista en Segunda B. Los dos tienen pasaporte italiano, por lo que no ocupan plaza de extranjero.

En una situación parecida se encuentra el otro nuevo centrocampista, Mustafá Hadj, marroquí nacionalizado francés. Hadj, de 26 años, no ha costado un duro ya que su equipo, el Sporting de Lisboa, le ha dado la baja por conflictivo. También Manteca Martínez gasta fama de díscolo, una especie que abunda en exceso en el vestuario deportivista, corroído por las disputas internas.

Aunque los sucesivos entrenadores se han quejado de la dificultad para cohesionar un grupo humano de origen muy diverso, a Lendoiro no le preocupa aumentar el carácter multinacional de la plantilla. Con los nuevos fichajes ya son 18 los extranjeros del Deportivo, que en conjunto suman siete nacionalidades además la española: cinco brasileños, tres franceses, tres marroqués, dos portugueses, dos uruguayos, dos argentinos y un camerunés. Sólo siete ocupan a efectos legales plaza de extranjero, pero uno tendrá que ser dado de baja, ya que la Liga sólo acepta seis inscripciones de no comunitarios.

Todos los números apuntan a Luizao, que quiere regresar a Brasil, y podría entrar en la operación de compra de su compatriota Rodrigo, por quien La Portuguesa pide más de 2.000 millones. Este fichaje, si culmina, deberá esperar unos días porque el futbolista tiene un precontrato con el Real Madrid vigente hasta el 31 de diciembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 19 de diciembre de 1997.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50