ATLETISMO

A la cuarta fue la vencida

Antón, campeón del mundo de maratón, acabó su racha de victorias en Fukuoka

Alguna vez tenía que ser. Abel Antón dio el salto quizá un poco tarde al maratón, pero su irrupción fue asombrosa. Tres carreras, tres victorias, y la última de ellas el pasado 10 de agosto, en Atenas, con el título mundial incluído. A la cuarta fue la vencida. Ayer, en Fukuoka (Japón), sólo pudo ser cuarto con una marca de 2.10.27 horas, su segundo mejor registro. Le derrotó el campeón olímpico en Atlanta 96, el surafricano Josiah Thugwane, que hizo su mejor marca personal, con 2.07.28, y dos japoneses, Toshiyuki Hayata, 2.08.07, y Nozomi Sato, 2.08.47, que también superaron sus registros. Diego García, el otro español participante ayer, y que tampoco brilló en Atenas, donde abandonó, sólo pudo ser 21º con 2.17.23.Antón corría su primer maratón desde que ganó el título mundial bajo el calor ateniense. Entonces se impuso en los últimos metros a Martín Fiz, el campeón anterior, con 2.13.16 horas tras una carrera espléndida. Resistió el tren y los ataques del vitoriano, y pudo así sacar a relucir su espléndida velocidad final. Hace sólo unos días, con los fríos tempranos que han azotado España este año, Abel pilló un resfriado durante sus entrenamientos en Soria, y sus secuelas también le han pasado factura. La carrera transcurrió bajo una lluvia y viento constantes, lo que dificultó aún más la actuación del español, que entre el descanso tras los Mundiales y los agasajos por los éxitos, con el premio Príncipe de Asturias como galardón máximo a todos los maratonianos españoles, apenas se ha podido preparar realmente durante dos meses.

Recientemente, cuando se ha planteado la posible revancha entre Antón y Fiz en un enfrentamiento que se disputaría hacia el otoño de 1998, ambos hicieron especial hincapié en que lo más importante deportivamente era saberlo con tiempo, un mínimo de seis meses, para prepararse adecuadamente.

Peligroso Thugwane

La apoteosis de Atenas tiene así un contrapunto. Antón y los maratonianos españoles son batibles. Por si se había olvidado con tanta emoción, no se puede ganar todo. Cabe recordar que en los Campeonatos del Mundo no estuvieron los tres ganadores de medallas olímpicas, el propio Thugwane, el surcoreano Lee Bonju y el keniano Wainana, los tres que dejaron fuera del podio a Martín Fiz. No corrieron porque no tenían opciones, pues preparar un maratón para intentar ganarlo no es ninguna broma. Y el caso de Thugwane, al menos, demuestra que es un enemigo de cuidado. Ayer, en Fukuoka, el surafricano dio un tirón a los 30 kilómetros de la prueba, la distancia mágica en la que se suelen decidir los maratones, y se hizo los 12,195 restantes en solitario. Antón, que aguantó a Fiz, no pudo ayer con Thugwane, ni tampoco con los dos japoneses. Llegó en tierra de nadie, pues al quinto clasificado, el australiano Darren Wilson, le sacó 39 segundos, y al sexto, el keniano Cosmas N'Deti, 1.20 minutos. Ambos, Wilson y N'Deti, abandonaron en los Mundiales de Atenas.Thugwane, tercero en abril en el maratón de Londres con 2.08.06 horas, superó su plusmarca personal por 38 segundos. En Atlanta, bajo el calor húmedo, ganó con 2.12.36.

Antón, que cumplió el pasado día 24 de octubre los 35 años, ganó su primer maratón el 29 de septiembre de 1996, en Berlín, con su mejor marca hasta ahora, 2.09.15 horas, y el 16 de marzo de este mismo año, antes de Atenas, el segundo en Kyonju (Corea del Sur), con 2.12.37. Su próxima cita, como Martín Fiz, estará ya en marzo o en abril, en los maratones más clásicos de Europa, el holandés de Rotterdam o el británico de Londres. Luego, su posible duelo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0007, 07 de diciembre de 1997.

Lo más visto en...

Top 50