AUTOMOVILISMO: FORMULA 1

El Último mano a mano

Pocas actividades combinan estadística y nostalgia como la fórmula 1. Una situación como la del circuito de Jerez estos días, con la lucha final entre Michael Schumacher y Gilles Villeneuve por el campeonato del mundo, propicia ejercicios de recuerdo y referencias al pasado de los números. Los libros de automovilismo revelan que será la segunda vez que el Mundial se decide en España y la 18 a que la coronación queda aplazada hasta la última carrera. Schumacher y, sobre todo, Villeneuve buscan sitio en la historia.El propio Schumacher ha pasado ya por esta situción. En 1994 conquistó su primer título en Australia, después de chocar contra su enemigo de entonces, Damon Hill. Habían llegado al último gran premio con una clasificación como la de ahora: Schumi, al volante de un Benetton, aventajaba en un punto a su rival de Williams.

Villeneuve también tiene experiencia. El año pasado llegó con posibilidades a la carrera que cerraba el curso, en Japón. Su enemigo también era Hill, con quien compartía escudería. La situación, sin embargo, era más desesperada para el canadiense, que necesitaba ganar y que su colega no puntuara. Ocurrió lo contrario, pues Hill se impuso.

El duelo de Jerez entre Schumacher y Villenetive, tiene numerosos precedentes. La memoria se remonta hasta la inauguración del Mundial, en 1950. Los italianos Giuseppe Farina y Luigi Faglioli, y el argentino Juan Manuel Fangio, los tres con Alfa Romeo, dirimieron el primer honor en el circuito italiano de Monza. Era la última carrera del curso y ganó Farina. Fue el primer campeón.

Al año siguiente el desenlace también se produjo al final, en Pedralbes (Barcelona). El de Alberto Ascari fue el primer Ferrari que tuvo una opción de triunfar, pero venció Fangio. Graham Hill derrotó a Jim Clark en 1962 y a Jackie Stewart en 1968, pero sucumbió frente a John Surtees en 1964; Emerson Fittipaldi se coronó en 1974 ante Clay Regazzoni y Jody Scheckter; Niki Lauda venció en el último duelo de 1984 a Alain Prost, aunque había sido superado por James Hunt en 1976; Prost se sacó la espina en 1986 batiendo a Nigel Mansell y Nelson Piquet, quien, a su vez, fue dos veces campeón en la carrera final (1981 y 1983). De los grandes, sólo Ayrton Senna se libró siempre de alargar la tensión hasta el final.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de octubre de 1997.

Lo más visto en...

Top 50