Almunia salió de Moncloa más preocupado de lo que entró

Sólo un día después de la entrevista de tres horas entre el presidente del Gobierno, José María Aznar, y el secretario general del PSOE, Joaquín Almunia, empieza a vislumbrarse que el resultado de la cita fue mucho peor de lo que parecía. "Salí de La Moncloa tan preocupado como entré, y en materia de justicia mucho más preocupado que cuando entré", reveló ayer Almunia ante los delegados que participaban en la primera jornada del séptimo Congreso del PSOE de Extremadura. A Almunia le llamó la atención, y le inquietó, "la insensibilidad" de Aznar ante "el desorden autonómico".El ex secretario general del PSOE, Felipe González, escuchaba desde la primera fila del antiguo convento, de San Francisco de Cáceres, sede del congreso, el discurso de Almunia. "Ya sabía yo que del puteal de La Moncloa no podía salir ni agua". Esta broma la hizo González nada más llegar al recinto y al ser preguntado sobre la impresión que tenía de la reunión entre Almunia y Aznar. En La Moncloa hay un puteal o pozo romano de mármol réplica de otro original de gran valor arqueológico que está en un museo.

Más información

Pocas bromas empleó Almunia para dirigirse a los delegados. A modo de confesión transmitió a sus compañeros que tras tres horas con el jefe del Gobierno salió tan preocupado como entró: "Es preocupante el desgobierno y el desorden autonómico, y lo es más la insensibilidad del presidente ante tal situación, lo que indica que no ha entendido, después de año y medio de Gobierno, qué es España y el Estado de las Autonomías".

Subió el tono Almunia para indicar que salió incluso más preocupado tras abordar materias judiciales. Por las respuestas que le dio el presidente, Almunia dedujo: "No van a mejorar la calidad de la democracia, sino que van a permitir que unos pocos enreden y enturbien la justicia". Por ello, el líder del PSOE llamó a los suyos a no callarse ante "el juego tupido de tramas que existen en el lugar donde debe impartirse la justicia".

En este apartado, Almunia pidió sin éxito al jefe del Gobierno que su partido, el PP, se retire como acusación particular de las causas en las que se juzga a los socialistas, la más notoria de las cuales es el juicio de Filesa -presunta financiación irregular del PSOE- Almunia entiende que la respuesta negativa nada tiene que ver con la adscripción partidista del fiscal general del Estado que se les achaca a los nombrados por los Gobiernos socialistas.

El líder del PSOE lamentó que la buena situación económica de España -"pese a ellos"- no se aproveche para hacer un reparto equitativo de los beneficios y auguró que el deterioro social y las desigualdades se verán en los próximos años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 27 de septiembre de 1997.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50