Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
RUPTURA EN LA IZQUIERDA

Anguita expulsa a Nueva Izquierda, rompe con Ribó y repudia a Esquerda Galega

Nueva Izquierda será expulsada como partido de Izquierda Unida (IU); con Iniciativa per Catalunya (IC) se romperán relaciones por apoyar a Esquerda Unida-Esquerda Galega (EU-EG), y esta última organización será sustituida como "fuerza hermana en Galicia" por la que surgirá el día 13, formada por los leales al coordinador general de IU, Julio Anguita. El líder de IU cumplió su palabra y con el apoyo de la presidencia resolvió ayer la crisis por el expeditivo método de apartar a "los desleales, a los desafectos" y a los que no comparten el proyecto de IU. Lo que queda es sólo mero trámite.

No por anunciada y más que sabida perdió un ápice de dureza la decisión de la Presidencia Federal de IU, que de hecho pone en la calle como partido a Nueva Izquierda, a un empujón de la puerta de salida a Iniciativa per Catalunya y sitúa en el limbo de la indiferencia a Esquerda-Unida-Esquerda Galega, que ya no es "nuestra fuerza hermana".Contó Julio Anguita con 31 votos inamovibles. Los del PCE -y cercanos- y los de los dos partidos en los que se apoya ahora la coalición: Pasoc e Izquierda Republicana, que mostraron -unos con más fervor que otros su apoyo a las propuestas de Anguita. Sólo los de Espacio Alternativo y el voto solitario de Mercedes Gallizo, que con Mayte Domingo (ayer no pudo asistir a la reunión por problemas personales) es la única representación de Nueva Izquierda en la presidencia, hicieron contrapunto en cada una de las votaciones.

Todo se da por ganado. Antonio Romero, coordinador de Andalucía, alardeaba ante los periodistas de que en la V Asamblea barrerían. "En Valencia", decía, "lo tenemos mejor que en ningún sitio". Y argumentaba que allí -feudo de Nueva Izquierda- la Tercera Vía, con Pascual Mollá a la cabeza, les daría la mayoría.

"Ha llegado el día 10"

Cuatro resoluciones se aprobaron ayer. Una por cada problema. Anguita lo dijo nada más empezar su conferencia de prensa: "Ya ha llegado el día 10. Todo llega". Él lo había anunciado durante sus vacaciones:"Mis labios están sellados hasta el día 10. Ese día haré mis propuestas, que las haré, y se tomarán las decisiones".

Hizo sus propuestas y se tomaron las decisiones. A saber: respecto a Nueva Izquierda que el Consejo Político Federal, convocado para el día 27, revoque su admisión como partido. Eso reduce a pura militancia a los afiliados a Nueva Izquierda. Ni siquiera se les admite como corriente dentro de IU, situación de la que gozaban antes de su integración como partido.Y con una advertencia: si los militantes -"mejor dicho, los dirigentes", puntualizó Anguita- siguen en su actitud, se adoptarán medidas disciplinarías como las que se han tomado contra el coordinador -también de Nueva Izquierda- de Castilla-La Mancha, Juan José González. Medidas que van desde la suspensión de militancia a la expulsión.

Las acusaciones contra Nueva izquierda son las de haber actuado sin contar con IU en temas como el terrorismo, dirigiéndose al Ministro del Interior para plantearle sus propuestas; haber mantenido contactos con otras fuerzas políticas y apoyar temas como la reforma laboral o el pacto de las pensiones.Fue inútil que Mercedes Gallizo hiciera ver que el fondo de las acusaciones que se hacían a Nueva Izquierda podía achacarse a otros partidos y dirigentes de IU. Gallizo denunció que se empleara "una doble vara de medir" y destacó lo que para ella era una incongruencia: que a nivel federal se apoye a los críticos en las federaciones en los que Nueva Izquierda es mayoría mientras se penaliza a los que son críticos con la mayoría que respalda a Anguita.La segunda resolución iba dirigida contra Castilla-La Mancha, cuyo Consejo Político aprobó el apoyo a Esquerda Unida-Esquerda Galega. La resolución desautoriza al máximo órgano de dirección de Castilla-La Mancha. Y califica -"y toma nota"- de "nuevo incumplimiento estatutario" al acuerdo.

La tercera resolución

La tercera resolución va a favor de los militantes gallegos, que han convocado una asamblea el día 13 para aprobar una lista alternativa a la EU-EG y los socialistas. Si hubiera alguna duda sobre la legitimidad de esta asamblea, la presidencia federal "la reconoce como legítima", asistirá a ella y, en caso de que se apruebe la presentación de otra candidatura, será apoyada por la dirección federal.

¿Y eso no beneficiará a la derecha?. Anguita contestó lapidario. "Si hay una segunda candidatura será la de la dignidad". ¿Y qué va a pasar con Anxo Guerreiro, responsable de EU-EG y con la propia organización gallega? No se proponen medidas, porque Anguita interpreta que EU-EG no es ya la organización de IU en Galicia. "En la asamblea del día 13 está el germen de nuestra fuerza hermana en Galicia".

La última resolución iba contra IC. Anguita no sabía que Rafael Ribó, presidente de esa formación, estaba a la misma hora en que se redactaba apoyando a Anxo Guerreiro en Galicia. Pero tampoco importa. La decisión es la de mantener la reunión que había solicitado IC y decirles que "si continúan las injerencia de la organización catalana en territorio que no es suyo, las relaciones quedarán rotas". "Yo mismo lo he advertido", remachó Anguita, "daremos las relaciones por rotas". Ribó ayer mismo le anunciaba que IC no acepta imposiciones de IU.Nueva Izquierda mantuvo ayer una cierta prudencia. Mientras Juan José González aclaraba que Castilla-La Mancha mantenía su apoyo a los gallegos, el secretario federal, Diego López Garrido, repetía que la decisión de la presidencia federal acababa con el proyecto original de IU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de septiembre de 1997

Más información

  • La dirección de IU irá el sábado a Galicia para apoyar el nacimiento de una nueva organización