Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Escándalo en Tenerife

El torneo Isla de Tenerife, que disputaron el lunes el equipo canario y el actual líder de la Bundesliga, el Kaiserlautern, se quedó este año sin ganador al negarse los alemanes a tirar los penaltis al finalizar el partido con empate a uno. Tras los 90 minutos reglamentarios, los alemanes se retiraron a los vestuarios por orden de su entrenador sin cumplir el trámite de los lanzamientos de penaltis, lo que provocó el enfado del presidente del Tenerife, Javier Pérez, que amenazó al club alemán con no pagarle su participación en el torneo.Tras casi media hora de espera, seis jugadores del Kaiserlautern se presentaron en el césped duchados, con ropa de entrenamiento y algunos con botas pero sin medias, lo que acabó por encender a Javier Pérez, quien también saltó al campo esta vez para expulsar al equipo alemán por la falta de respeto con la que, a su juicio, se habían comportado.

Los representantes alemanes alegaron que en el contrato no se estipulaba el lanzamiento de penaltis y que, además, tenían que levantarse temprano al día siguiente para viajar a su país. Lo cierto es que el equipo alemán estuvo hasta las dos de la madrugada cenando en un conocido restaurante de Santa Cruz de Tenerife.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de agosto de 1997