Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asedio en la vuelta al trabajo

Iñaki Urdangarín, novio de la infanta Cristina, acudió ayer al primer entrenamiento con el equipo de balonmano del Barcelona

¿Alguien ha visto a lñaki?", preguntó un periodista despistado. La sonrisa general fue delatadora. Iñaki Urdangarín, el novio de la infanta Cristina, fue ayer el centro principal de atención de los numerosos medios de comunicación que se dieron cita en la presentación del equipo de balonmano del FC Barcelona. Desde que Iñaki llegó al Palau Blaugrana, alrededor de las diez de la mañana, comenzó una persecución que no concluyó hasta que se fue, hacia las doce y media, del mediodía. El lateral azulgrana desbordó por completo las previsiones. A pesar de que el equipo de balonmano del Barça es el mejor de Europa y de que en los últimos 13 año s ha ganado más de 40 títulos, entre los que se cuentan tres Copas de Europa y ocho Ligas, nunca había logrado despertar una expectación similar en su inicio de curso.Iñaki llegó moreno tras sus vacaciones en Mallórca, protegido por una escolta de cuatro agentes de seguridad que no pudieron evitar que a su alrededor sé formará un corro de cámaras fotográficas y de televisión, flashes y casetés. Faltaba la nueva estrella del equipo, el extremo croata Patrik Cavar, el único fichaje de este año. Sin embargo, nadie le echó en falta. Un par de fotórafos casi se pegan por una posición que permitía un me jor enfoque de la única estrella que realmente contaba: Iñaki.

Después, la comitiva se desplazó al parque de Cervantes, en la zona más alta de la Diagonal, donde Valero dirigió un entrenamiento dedicado por completo a comprobar el estado de forma física de los jugadores. Allí los agentes de seguridad perdieron ya la compostura y se desplazaron velozmente realizando. un seguimiento a distancia del jugador real. "Para nosotros no es un roblema", confesaron luego.

"Todos somos atletas". Su mayor preocupación es pasar desapercibidos,algo nada senillo. "Pretendemos molestar lo menos posible al resto de la plantilla. Comprendemos que uestra presencia rompe la rutina habitual del equipo", añadieron.

Tras el entrenamiento matinal, Iñaki se fue del Palau en medio de una nube de micrófonos y cámaras, sin hacer apenas declaraciones. Se limitó a -indicar que intentaría compaginar su vida social y deportiva "lo mejor que pueda".

"No pensaba que Iñaki llegara tan en forma", comentó Mateó Garralda, uno de sus compañeros de equipo. "Le he visto muy fuerte. Parece que eso de los veleros le sienta bien". Tal y como ya hizo el año pasado, el equipo volverá a cerrar filas al lado de Urdangarín. Sin embargo, nadie puede evitar el sentimiento de que su presencia está modificando los esquemas habituales. Hace sólo un año, no hubo más de media docena de periodistas especializados en la puesta en marcha, de la temporada. La plantilla vive una situación de agobio permanente por parte de la prensa del corazón, desde que el pasado mes de abril -se conoció que Ifiaki y la infanta Cristina mantenían una relación estable.

Entre los componentes de la plantilla, existe la sensación dé que van a desarrollar su carrera profesional en unas coordenadas distintas a las habituales hasta ahora. "Nadie acudía a los entrenamientos, pero ahora están llenos de perioditas. Los agentes de seguridad pasarán a formar parte del decorado del equipo. E incluso nuestros desplazamientos se van a complicar con medidas de seguridad",_comentó ayer un jugador del equipo azulgrana. Y el Capitán, Enric Masip, agregó: "Todo cosas siguen por esta línea". Mientras cada cual se mantenga encuadrado en su parcela, Rivera permitirá que los entrenamientos se celebren con las puertas abiertas y facilitará incluso entrevistas deportivas con Iñaki, siempre que no sea el único jugador al que la prensa Solicite. "Sin embargo, si ocurren incidentes, haremos la preparación física en el Miniestadi y cerraremos el Blaugrana cuando nos entrenemos", comentó. Todo hace indicar que la persecución mediática no cesará al menos hasta el 4 de octubre, fecha de la boda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de julio de 1997