Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESCENARIOS

El coso de Leganés, el primero cubierto de Madrid, arranca con un cartel de lujo

La plaza de toros de Leganés, una espectacular construcción circular coronada por una gigantesca cúpula de color plata, capta inevitablemente la atención de todos los que llegan a la localidad por la carretera de Toledo. Se trata de la primera plaza cubierta de la región, cuya construcción ha jugado a combinar tradición taurina y modernidad para convertirla en un espacio multifuncional en el que tengan cabida desde una corrida, a un concierto, una velada de gimnasia o el rodaje de una película. Mañana, sobre el albero con arena traída de Valdemorillo (Madrid) y Écija (Sevilla), José Miguel Arroyo, Joselito, Enrique Ponce y Fran Rivera lidiarán toros de Domingo Hernández.

La expectación que ha despertado la corrida inaugural es tal, que las entradas, salvo el 5% que se reservan para la taquilla el día del festejo, se agotaron nada más ponerse a la venta. Se han vendido 3.000 abonos para la feria (entre 4.200 y 35.000 pesetas). Además de la corrida inaugural, habrá otras dos y una novillada picada: el 16 de agosto con José Luis Bote, Miguel Rodríguez y Uceda Leal; y el 18 con Raúl Gracia, El Tato, Canales Rivera y Juan Carlos Moreno.El Esta cubierta es única en el mundo, según la empresa adjudicataria, Asuntos Taurinos, SA, (las de Zaragoza y A Coruña tienen otros sistemas). Consiste en dos semiesferas rebajadas con estructura de acero recubierta por material aislante y planchas de titanio, zinc y metacrilato. Una de las semiesferas es fija y la otra -mediante un sistema motorizado que se acciona automáticamente con la lluvia, el viento o el calor- gira sobre su eje 180 grados para quedar escondida bajo la primera. Se trata de una gigantesca montera de 1.400 toneladas, que alcanza 36 metros de alto.

"Aquí se ha acabado poner en los carteles lo de si el tiempo no lo impide", asegura Salvador García, uno de los socios de Asuntos Taurinos. El nuevo coso cuenta con ocho toriles, siete chiqueros, capilla y modernas instalaciones sanitarias. En la obra se han invertido 2.000 millones de pesetas en el coso, que se amortizan en parte con los 44 locales comerciales del exterior. El ruedo tiene 45,8 metros de diámetro y sobre él se levantan las gradas para 8.600 aficionados. El aforo se amplía hasta las 10.000 personas para otras actividades como el concierto de Joaquín Sabina y Jarabe de Palo el 13 de agosto.

La plaza de toros hará retornar los encierros a las fiestas patronales de agosto, que fueron suspendidos por el Ayuntamiento tras la muerte de un joven en 1995. El nuevo trazado tendrá sólo 599 metros y discurrirá con doble talanquera por las calles de Getafe, Margarita, Gibraltar y del Maestro. Para evitar aglomeraciones en el coso, se dejará una zona libre en los últimos 50 metros. El alcalde, José Luis Pérez Ráez, asegura que la policía hará un reconocimiento visual de los mozos para evitar que corran embriagados. "Un control con alcoholímetro es imposible en una ciudad como ésta en la que se reúnen 20.000 personas", dice.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de julio de 1997

Más información

  • JOSELITO, PONCE Y RIVERA ORDÓÑEZ, EN LA CORRIDA INAUGURAL