GOLF

El Abierto Británico, nueva prueba para Olazábal

El jugador español forma tras no pasar debe recuperar su forma tras no pasar el corte en Escocia

Royal Troon, uno de los más respetados y temidos links de la costa oeste de Escocia, se va a convertir a partir del jueves en el escenario de la 126 a edición del Abierto Británico, la tercera prueba del Grand Slam. Cuatro semanas han transcurrido desde la finalización del Abierto de Estados Unidos en Congressional, del cual salió triunfante el surafricano Emie Els adjudicándose su segundo grande.Muchas son las cosas que han cambiado en el panorama golfístico profesional desde entonces: la lista mundial, que apenas sufre modificaciones en el primer puesto a lo largo de la temporada, dada la complejidad del sistema de puntuación, ha variado tres veces en cuatro semanas. Primero fue el surafricano Ernie Els tras su victoria en el Open USA el que se hacía con el título de número uno mundial. Posteriormente el australiano Greg Norman recuperaría el trono tras su triunfo en el Western Open, para seguidamente perderlo de nuevo en beneficio del niño prodigio americano Tiger Woods, vencedor la semana pasada del Quad City Classic Open.

En Europa la atención estará centrada en el escocés Colin Montgomerie. En el último US Open estuvo a punto de conquistar su tan ansiado grande y jugando en Tronn, el campo donde aprendió a jugar, debería tener esa ventaja que puede marcar la diferencia. Su victoria hace dos semanas en el Open de Irlanda demuestra que su estado de forma es excepcional y ésta puede ser su, al fin, gran oportunidad.

Sin embargo, la última referencia la tiene el norteamericano Tom Lehmann, que ha mostrado su gran forma al ganar con una gran autoridad el torneo escocés de Loch Lomond, precisamente por delante de Ernie Els.

Las esperanzas españolas están puestas en José María Olazábal, que tras 18 meses de inactividad estaba llevando una temporada espectacular con una me dia de 70 golpes desde que empezó el año. Sin embargo, en Loch Lomond, no pasó el corte. Es de espetar que sólo haya sido un es pejismo. Para Olazábal este Abierto Británico significa mucho, es su reencuentro con los links y con un torneo que desde siempre se ha dicho que debería conquistar en más de una oca slón, no en vano su perfecto dominio de la bola con el viento y su gran juego corto le convierten en claro candidato para triunfar. Además ya ha ganado este torneo en las tres categorías inferiores: boys (sub-18), youths (sub 21) y amateur (absoluto).

Ballesteros, es desgraciadamente la otra cara de la moneda, se, encuentra en su peor momento de forma desde hace muchos años y sus problemas de swing, sus dolores de espalda, y su más que difícil labor de capitán del equipo europeo de la Ryder Cup hace que sus opciones en este Open Británico sean mínimas.

El escenario

Royal Troon, fundado en 1878, fue desde su creación uno de los campos más importantes de Escocia. Desde entonces se han, celebrado seis Abiertos Británicos en sus links. E 1 primero de ellos tuvo lugar en 1923 en el que venció Arthur Havers. En 1,960 sería el surafricano, Bobby Locke con 279 golpes el que se alzara con el título. En 1962 Arnold Palmer estableció con 276 golpes un nuevo récord para Troon que igualaría posteriormente Tom. Weiskops en 1-973. En 1982 en el Abierto Británico volvía de nuevo al Royal Tronn y concedería Tom Watson su cuarto título de los cinco que ya posee. El más reciente de los Abiertos jugados en Troon data de 1989 donde Mark Calcavecchia, en un disputadísimo play-off se deshizo de Wayne Grady y de todo un Greg Norman, el gran jugador australiano. El campo de Troon tiene varios hoyos famosos pero es conocido por tener el hoyo más largo y el más corto de cuantos se disputan en los Abiertos Británicos. El 1 más largo corresponde al hoyo 6, un par 5 de 525 metros bautizado con el nombre de Turnberry, uno de los más complicados de cuantos se van a disputar. El golpe de salida está defendido por tres peligrosos bunkers, dos en el lado derecho y uno en el izquierdo que hay que eludir a toda costa. Una vez conseguido este primer objetivo dos nuevas trampas de arena esperan a ambos lados de la calle al segundo golpe. En condiciones climatológicas adversas resulta muy difícil alcanzar el green de dos golpes y este logro quedará reservado para jugadores de la pegada de Dally, Love y por supuesto Tiger Woods.El hoyo más corto jamás jugado en un Abierto Británico corresponde al hoyo 8 de Royal Troon, un par 3 de 116 metros conocido mundialmente como El Sello de Correos, pero su extrema dificultad queda patente por esos 15 golpes que firmó el jugador alemán Hermann Tissies en el Open de 1950, todo un récord. Ahí no queda toda la historia de este diminuto hoyo, el legendario Gene Sarazen consiguió en 1973 jugando una partida amistosa, un hoyo en uno por la mañana y un dos por la tarde para un total en el hoyo de tres golpes y sin usar el putt.

Los hoyos del campo

Hoyo 1, La Foca. Par 4, 333 metros.Hoyo 2, La Roca Negra. Par 4, 358 metros.

Hoyo 3, Gyaws. Par 4, 347 metros.

Hoyo 4, Dunure. Par 6, 507 metros.

Hoyo 5, Greenan. Par 3, 193 metros.

Hoyo 6, Tumberry. Par 5, 525 metros.

Hoyo 7, Tel-EI-Kebir. Par 4, 387 metros.

Hoyo 8, El Sello de Correos. Par 3, 116

metros.

Hoyo 9, El Monje. Par 4, 387 metros.

Hoyo 10, Las Dunas. Par 4, 401 metros.

Hoyo 11, La Vía del Tren. Par 5, 440 metros.

Hoyo 12, El Zorro. Par 4, 395 metros.

Hoyo 13, Burmah. Par 4,426 metros. Hoyo 14, Alton. Par 3, 164 metros.

Hoyo 15, Crosbie. Par 4, 418 metros.

Hoyo 16, El Pozo. Par 5, 493 metros.

Hoyo 17, Conejo. Par 3, 204 metros.

Hoyo 18, Craigend. Par 4, 414 metros.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS