Almunia escribe a sectores preocupados "por la quiebra de principios esenciales"

El nuevo líder socialista, Joaquín Almunia, empezó ayer a cumplir su propósito de cartearse primero, y después reunirse, con los grupos políticos y sociales que quieran contribuir con el PSOE a conseguir una mayoría política que desbanque al Partido Popular (PP) del Poder. En las cartas, Almunia afirma que tras un año de gobierno de José María Aznar puede apreciarse "la quiebra de principios esenciales", tanto desde la perspectiva de las libertades como por el comienzo del deterioro del Estado de bienestar. Almunia ha escrito tanto al líder de Izquierda Unida (IU), Julio Anguita, como al secretario general de Nueva Izquierda (PDNI), Diego López Garrido.

El envío de las misivas coincide con la primera reunión que mantendrá Almunia con Aznar hoy en La Moncloa para hablar de la próxima cumbre de la OTAN, aunque parten de la base de que la agenda es abierta y que ningún asunto será vetado.En el PSOE se tuvo constancia el lunes por la noche que las cartas estaban llegando a sus destinatarios, ya que fueron entregadas en mano. Ayer por la mañana el escrito llegó, concretamente, a Julio Anguita, cuya respuesta oficial se comenzará a estudiar en el seno de la ejecutiva de la federación el próximo lunes, según informaron a Europa Press fuentes de Izquierda Unida.

En esta primera oleada de comunicaciones, Almunia escribió a las siguientes personas, como representantes de distintas instituciones: Julio Anguita (IU), Diego López Garrido (PDNI), Rafael Ribó (Iniciativa per Catalunya), Cándido Méndez (secretarlo general de UGT), Antonio Gutiérrez (secretario general de CC OO), Patrocinio de las Heras (presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas), Carlos Ladrón de Guevara (presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Padres de Alumnos), Fernando Martos (presidente de la Confederación de Asociaciones de Vecinos de España), Francisco Javier Angelina (presidente de la Unión de Consumidores de España), Luis Arancibia (presidente de la Coordinadora de ONGs para el Desarrollo), Marciano Sánchez (presidente de la Federación e Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública) y Elena Fusté (presidenta de Greenpeace España).

El envío de la carta a los socios de Izquierda Unida -Nueva Izquierda e Iniciativa per Catalunya- ha generado recelos entre los componentes de la mayoría que lidera actualmente esa organización. A su juicio, se trata de una muestra de la "marrullería" y "prepotencia" por parte de Almunia y recordaron que Izquierda Unida ha sido respetuosa y no ha pedido que se incluya a Alfonso Guerra en la mesa de negociaciones, informa Europa Press.

"De cúpula a cúpula"

El secretario general del PSOE ya advirtió que no iba a hacer caso a Anguita en cuanto a que cualquier llamada al diálogo tendría que hacerse "de cúpula a cúpula", excluyendo a los dirigentes de Nueva Izquierda, que desde el domingo no forman parte de la dirección de ese movimiento político. "De entre las fuerzas progresistas no debe surgir ninguna voz de exclusión; sólo caben adhesiones, porque el progreso está reñido con el sectarismo y éste es siempre reaccionario", ha sentenciado Almunia cuando se le ha preguntado sobre las condiciones de Anguita.Las cartas que ha escrito el nuevo secretario general del PSOE son individualizadas, por lo que el contenido tiene que ver con la actividad que desarrolla el destinatario. Existe, no obstante, un objetivo común según la visión del PSOE. "Después de un año se constata que el Gobierno de la derecha está produciendo quiebra de principios esenciales". A los sindicatos se les reitera el reconocimiento de su autonomía, aunque según el PSOE esa característica no debe ser "sinónimo de desinterés".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 01 de julio de 1997.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50