150 chinos se manifiestan contra la "crimilización" de su comunidad

Un total de 150 inmigrantes chinos se reunieron ayer en la plaza de España para protestar contra la "criminalización" cada vez más frecuente que sufre su comunidad. Los manifestantes llevaban un lazo negro en un brazo, símbolo de luto tras la muerte, el 16 de mayo, de Jianyi Zhou, de 20 años, que falleció al recibir una puñalada. "Mucha gente pensó que se trataba de un ajuste mafioso, cuando lo que le pasó le podía haber pasado a cualquiera", explicó Jesús Panera, amigo de la familia del fallecido.Siete mujeres de punta en blanco, el hermano y la mujer de Zhou sostuvieron una pancarta que pedía "justicia, paz y seguridad". Los reunidos levantaron el puño derecho y entonaron palabras en mandarín, que, según un manifestante, significaban lo mismo que lo que iba inscrito en la pancarta. "Las relaciones con los españoles se han ido degradando", explicó José Enrique Carreño, un abogado que se ocupa de la defensa de esta comunidad. "He vivido en 19 países y me he quedado en España porque me gusta, pero si me rechazan, no me quedaré", explicó Wu Guan Yi, un empresario que lleva tres años en Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0027, 27 de mayo de 1997.