_
_
_
_
GENTE

MADRE 'A LA DANESA'

No hacer caso del sabio consejo que reza "donde fueres haz lo que vieres" tiene, en ocasiones, consecuencias muy desagradables. Quien lo puede atestiguar es Annette Sorensen, de 30 años, que vivió una verdadera pesadilla el sábado pasado en Nueva York, adonde había viajado con su pequeña hija Liv, de 14 meses, entre otros motivos, para que ésta se encontrara con su padre, Exavier Wardlaw, un productor asistente de los estudios Disney que reside en aquella ciudad, Mientras la pareja cenaba en un restaurante de Manhattan, decidieron dejar el cochecito del bebé, que dormía, fuera del restaurante, junto a una ventana desde la que podían vigilarla. No tuvieron en cuenta que en Estados Unidos el robo de niños es casi tan frecuente como el robo de carteras. Pero ella acostumbraba a hacerlo así en Copenhague. Alguien dio aviso a la policía, que se presentó en el lugar y sin mediar palabra se incautó de la niña, pese a las protestas desesperadas de la madre, mientras ésta era conducida a la estación de policía bajo la acusación de "arriesgar la seguridad" (de la niña). Finalmente, un juez decidió devolver a Liv a su madre, pero una asistente social deberá visitarla una vez por semana durante su estancia en Nueva York. El caso despertó un gran revuelo y hasta la CNN entrevistó a Annette. El abogado sacó a relucir una declaración anterior de Hillary Clinton a su regreso de una estancia en Copenhague con ocasión de la cumbre contra la pobreza. En aquella oportunidad, la primera dama había dicho: "Quedé gratamente sorprendida de ver a las madres danesas, que pueden dejar sin temor sus bebés en el cochecito mientras están en un bar o restaurante. Sería muy bueno que aquí en Estados Unidos pudiéramos hacer lo mismo sin temor a que fueran raptados".-

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_