Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:Miguel Blesa | Presidente de Caja de Madrid

"La fusión de cajas de varias comunidades puede encontrar obstáculos políticos"

Miguel Blesa (Linares, Jaén), de 49 años, comienza a hacer los deberes. Tras casi ocho meses de análisis de la Caja de Madrid, ha decidido poner en marcha un plan estratégico para cinco años. Este programa tiene tres ejes: potenciar la inversión crediticia, acelerar la expansión geográfica y diversificar en negocios como el de la energía o el de las telecomunicaciones.

El presidente de la Caja de Madrid está encontrando hueco en la banca. Mucho más relajado que cuando asumió el cargo en septiembre pasado, hace especial hincapié en que la entidad "está tranquila". Amigo del presidente del Gobierno, José María Aznar, asegura que sus encuentros son mínimos. "Yo estoy centrado en la caja y él en cosas más importantes. Pero si nos vemos, tratamos de evitar hablar de política". Su reto es configurar una caja nacional, que duplique su balance, refuerce su red de oficinas y diversifique. Para ello dispone de 300.000 millones y cinco años. En el 2002, la caja cumplirá 300 años.Pregunta. ¿Qué balance realiza del año de Gobierno del PP?

Respuesta. Yo en esto no soy muy original. Hay unanimidad en que la situación es buena. Hay crecimiento, se está controlando la inflación y los tipos están bajando, algo que, por otra parte, nos causa problemas como institución financiera. Yo creo que cuando la economía va bien, va bien para todos. Estamos en una línea que nos va a permitir incorporarnos desde el primer momento a la unión monetaria.

P. ¿Continuará la reducción de tipos de interés?

R. Como esta decisión va tan ligada a la marcha de la inflación, y ésta va a seguir controlada, nome extrañaría que hubiera nuevas reducciones de aquí a final de año.

P. ¿Hasta dónde?

R. Estamos en el 5,50%. Que bajara otro medio punto no sería de extrañar.

P. ¿Es suficiente la reforma laboral?

R. El acuerdo en sí es una gran noticia. Luego viene el contenido. Que se favorezca el empleo estable y que se reduzcan las modalidades de contratos es bueno. Los acuerdos nunca son satisfactorios para todos, pero éste es el inicio de un buen camino.

P. ¿Cuáles son las líneas maestras del plan estratégico de Caja de Madrid?

R. Desde mi llegada a la presidencia de la Caja de Madrid, en septiembre del año pasado, he estudiado a fondo la entidad. Y he visto que la realidad es magnífica. Es una entidad sólida, fuerte, con un gran volumen de inversión crediticia. Hemos de seguir así, puesto que tenemos unos ratios de eficiencia muy buenos, sólo superados por el Banco Popular. Pero también hay cosas que añadir. Yo creo que una caja de este tamaño, 5,5 billones de balance, está excesivamente limitada desde el punto de vista geográfico. El 60% de las oficinas está en la Comunidad de Madrid. Este potencial es magnífico, pero creo que debemos emprender una nueva etapa de expansión que nos dé una mayor implantación en el territorio español. Esta expansión se va a reflejar en un aumento de balance. Queremos que en cinco años se duplique el balance de la caja. En cuanto a oficinas, pretendemos llegar a 2.000, cuando hoy tenemos 1.400. No discriminamos ninguna zona, aunque, por ejemplo, en Cataluña tenemos aún poca presencia, y es un mercado muy interesante. Además, queremos duplicar beneficios, hasta 100.000 millones, e incrementar la plantilla en 1.000 personas.

P. ¿Cómo se hará esta expansión, con apertura de sucursales propias o con compras de redes bancarias?

R. Yo hablo de un crecimientoque no se puede hacer con un plan de apertura de sucursa les, sino mediante compra de redes. Hay muchas, hay exceso de redes en España. Además, hacer rentable una oficina cuesta cuatro o cinco años. Si se compra una red, se tienen oficinas y cuota de negocio.

P. ¿Y con fusiones con otras cajas?

R. Va a haber cambios en el panorama financiero. Los grandes bancos ya tienen tamaño suficiente. No creo que haya procesos de fusión en ese campo. Quizá haya bancos pequeños que sean absorbidos, pero no habrá un cataclismo. En las cajas, el proceso ha sido mas tímido. Ahora hay 50 cajas y algunas tienen un tamaño muy reducido, lo cual, en un entorno muy competitivo, les puede plantear problemas. Y yo creo que debería favorecerse el proceso de fusiones de cajas de diversas comunidades por una razón, porque dentro de una misma comunidad se van a producir redundancias importantes: concentraciones de riesgo, duplicidad de redes, exceso de personal. Eso, yo creo que no se produce si se da el proceso de fusión entre cajas de distintas comunidades. Caja de Madrid quiere intervenir en este proceso.

P. ¿Cómo se pueden favorecer estas fusiones?

R. En realidad no hay ninguna imposibilidad jurídica. Pero no se nos oculta que sí puede haber obstáculos políticos. Tendrían que primar los criterios financieros y técnicos por encima de los de otra naturaleza, aunque sé que eso no es fácil. Sería peor que ese movimiento se produjera cuando empiecen a tener dificultades algunas entidades.

P. ¿Qué inversión requiere este plan estratégico?

R. Unos 50.000 millones sólo en tecnología, incluidos los cambios de adaptación al euro y el cambio de digitos en el año 2000. Para el conjunto, tenemos una disponibilidad de inversiones de 300.000 millones.

P. ¿Ampliar el número de oficinas no es contradictorio con canales como el banco por teléfono, por Internet ... ?

R. No es lo mismo el toreo de salón que el toreo en la plaza. El cliente lo que quiere es ir a los sitios, ver a una persona; y luego, ya acude al teléfono o a la pantalla de televisión. La oficina es necesaria. La presencia de una institución no se va a medir con los llamados canales alternativos. Hay que encontrarse al oso [animal que aparece en el emblema de la entidad] por la calle. Para mí, los canales alternativos son, en realidad, canales complementarios.

P. ¿Por qué defiende la ampliación de horarios?

R. Nosotros queremos abrir en hospitales, centros comerciales, aeropuertos o estaciones de ferrocarril en horario de tarde y los sábados por la mañana. Hay tal concentración de personas que es un buen sitio para dar un servicio puntual, para dar información, etcétera. De momento hemos planteado abrir 20 oficinas en Madrid. En una segunda fase queremos introducir los nuevos horarios en otras comunidades y en otras zonas, como áquellas en las que haya actividad comercial. Al final abriremos 90, 100 o 150 oficinas.

P.¿Por qué la entidad cambia la estrategia y anuncia su interés por las inversiones industriales?

R. Ahora tenemos prestados en el mercado interbancario unos 400.000 millones. Y al interbancario le está ocurriendo lo que a otros negocios, que se acortan los márgenes. Por eso buscamos una alternativa de inversión rentable.

P. ¿Qué inversiones industriales o bancarias va a hacer?

R. No queremos comprar ni gestionar bancos. Nos interesan las redes, no las fichas. En el caso de Argentaria, lo que ocurrió es que hubo una declaración del presidente de la CECA, la Confederación Española de Cajas de Ahorros [Braulio Medel], en el sentido de que había cajas interesadas en comprar. Alguien, además, puso nombres. Yo no he hablado con Medel ni con ninguna caja para entrar en Argentaria. Ahora, a mí no me parece una barbaridad que un grupo de cajas entren en el capital de Argentaria para darle estabilidad. Como inversión, si es rentable, me parece bien. De ahí a decir que Caja de Madrid está en un grupo para ello hay diferencias.

P. ¿Y por sí sola?

R. En esto de las inversiones nunca excluyo nada. Pero mi objetivo en las inversiones financieras es comprar redes de bancos o entrar en fusiones con otras cajas, porque ahí no cabe comprar nada.

P.¿Ha hablado con Francisco González para formar parte del núcleo estable de Argentaria?

R. No. Si yo fuera el presidente del banco, me gustaría lograr un núcleo estable. Si un grupo de cajas dijera "compramos para dar estabilidad", creo que ni a González ni a nadie le -parecería mal.

P. A Emilio Botín le parecería mal. Al menos eso ha dicho.

R. Sí, sé que lo ha dicho, pero no sé por qué.

P. El comentario de Medel provocó nervios en Argentaria.

R. Creo que en este mundo hay que ser enormemente cauto con lo que se dice. Porque ya no tienes que pensar sólo en el impacto en la institución en la que tú estás. Es un ejercicio de responsabilidad pensar en lo que puede pasar en la entidad de la que estás hablando.

P. ¿Se ha aconsejado prudencia a Medel?R. Yo lo he hablado con él. Y le di esta opinión. En el mundo financiero inquieta y desestabiliza cualquier cosa.

P. ¿Cómo se presenta la sucesión al frente de la CECA?

R. Aún quedan casi dos años. El ruido que hubo hace algún tiempo ya no existe, e incluso lo he comentado con Medel. Si se llega a una sustitución antes de la fecha pacíficamente, me parece perfecto. Pero eso no está encima de la mesa en estos momentos.

P. ¿Qué otros sectores le interesan?

R. Los que tengan un potencial de crecimiento y que necesiten inversión: telecomunicaciones, energía e infraestructuras.

P. ¿Comprará acciones de Endesa?

R. No lo sé. Nosotros vamos dando pequeños pasos en las inversiones, pero tenemos una Bolsa muy pequeñita. Vas a ella con 50 millones y se te está notando. Uno no puede ser muy expresívo en relación con lo que está haciendo porque frustra sus expectativas.

P. Caja de Madrid acaba de culminar el proceso electoral de renovación de la asamblea. ¿Va a haber cambios en el consejo?

R. Puede haber alguno. Los trabajadores pueden tener más presencia, como el PP, que pasaría de 10 a 11 consejeros, sobre 20.

P. ¿Este nuevo reparto puede hacer variar el pacto PP-CC OO?

R. Prescinda de la matemática. Aquel acuerdo, que fue tan vituperado, hay que colocarlo en su contexto. Sólo afecta a la caja, sus trabajadores y su funcionamiento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de mayo de 1997

Más información

  • "No es lo mismo el toreo financiero de salón que el toreo en la plaza" "Caja de Madrid hará su expansión comprando redes bancarias"