Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CLASIFICACIÓN PARA LA COPA DEL MUNDO

El sosiego embarga la cumbre de Belgrado

España y Yugoslavia se juegan muchas de sus aspiraciones al Mundial de Francia

El sosiego embarga la cumbre de Belgrado (20.00 horas, TVE-1). Pese a su trascendencia, el partido dormitaba aún ayer tanto por la actitud pacifista de los contendientes como por el eco del fuego cruzado que llegaba desde Madrid. El entorno ha rebajado una apuesta futbolística de mucha envergadura en un marco propio para los grandes acontecimientos. No sólo está en juego la suerte del grupo VI de clasificación para el Mundial 98 sino que también se mide la crecida del grupo que comanda Clemente una vez que ha armonizado en un equipo a las distintas generaciones que coexisten en el fútbol español desde el choque de ida en Mestalla (2-0).El seleccionador asume las expectativas que hoy despierta su equipo. No quiere, sin embargo que nadie le pida cuentas por el saldo de un único encuentro. "No tenemos mentalidad de campeones, pues no somos campeones", remarcó. "Tenemos, eso sí, mentalidad de ganadores. Los que no tienen mentalidad ganadora no caben en mi equipo". Y, acto seguido, en un intento de rebajar el peso que puede tener el resultado, matizó: "Ganando o perdiendo, tras el partido, habrá cachondeo en el equipo". "Ocho de los 10 mejores jugadores de la Liga son españoles", agregó, "independientemente de lo que pase en el campo. No siempre los mejores ganan. Hay 10 o 15 selecciones extraordinarias y un único campeón. Es cierto, en cualquier caso, que si España no va al Mundial me llevaré una decepción".

Líder del grupo con un punto de ventaja sobre Yugoslavia, a España le vale el empate, circunstancia que puede tener su impacto en la alineación y el planteamiento del partido. "La primera media hora será muy importante", aclaró Clemente, "y el primer gol puede condicionar un partido que se prevé equilibrado y difícil para ambos". El seleccionador podría optar por tener en el campo a un equipo distinto en cada tiempo no sólo por un asunto de estrategia sino por el desgaste físico del grupo una vez llegados los últimos días de abril.El debate sobre el equipo titular se extiende a todas las parcelas. López puede tener cabida en la zaga, la presencia de Ríos está condicionada por la vuelta de Hierro -ausente en el choque de Valencia-, Alfonso y/o Kiko pueden quedar relegados de entrada a la suplencia y Guardiola jugaría unos metros más adelantado que de costumbre.

Clemente ha contribuido a agrandar el misterio con el anuncio de una sorpresa táctica. "Voy a aplicar un concepto nuevo, no visto en los cinco años que llevo en el cargo", reiteró el seleccionador. "Pero no es una gran sorpresa sino una cosa pequeña que en muchos momentos ni se apreciará, un detalle que afecta a dos jugadores y que se ha entrenado sin que se hayan dado cuenta, porque no distingue la rutina de lo particular", prosiguió. "Es un concepto puesto en función del rival, del partido, del escenario y de la fecha, pero que no alterará el estilo del equipo. El fundamento del juego será el de siempre".

El objetivo de Clemente es aislar a Mijatovic y reducir el margen de maniobra de Savicevic y Mihailovic. Los yugoslavos no responden a la propuesta española de hablar de fútbol. Se ofrecen de forma interesada como víctimas, se quejan de su peculiaridad física, piden comprensión a su hinchada por si no pueden tomarse la revancha y tienen que capitular y anuncian firmar el empate.

Yugoslavia acepta encantada el papel de sparring. Le gusta jugar a la contra pese a su descaro. Le escuece aún la derrota de la ida y le tienen ganas a quienes les han robado su protagonismo.Alineaciones

Yugoslavia: Kralj; Mirkovic, Vidakovic, Djukic, Djorovic; Brnovic, Govedarica, Mihajlovic, Stojkovic; Savicevic y Mijatovic.

España: Zubizarreta; López, Alkorta, Nadal, Abelardo o Ríos; Luis Enrique, Hierro, Guardiola, Sergi; Raúl; Pizzi.

Arbitro: Pedersen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de abril de 1997