Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Destitución de Lillo tras el descalabro que sufrió el Oviedo ante el Racing

El entrenador del Oviedo, Juan Manuel Lillo, fue destituido anoche tras la derrota de su equipo frente al Racing de Santander por 1-5. El consejo de administración, reunido con urgencia en el Carlos Tartiere, decidió la destitución por unanimidad y acordó que un técnico de la casa, José Antonio Novo, sustituya a Lillo hasta final de temporada.

El Oviedo desesperado y ansioso no fue capaz de afrontar en condiciones el partido ante el Rácing, que se adelantó en los primeros instantes del encuentro con un gol del ruso Bestchastniykh. Iván Iglesias empató en el minuto 32, pero la recuperación no fue más allá. En el segundo tiempo, el Oviedo fue arrasado por el equipo de Marcos. Anotaron Merino, Zalazar y Correa, que marcó dos tantos. En medio del huracán cántabro, con 1-3 en el marcador, Oli falló un penalti. A partir de ese momento, el Oviedo entró en barrena, ante la hostilidad de los aficionados. Nunca antes se había visto un estadio tan clamorosa y unánimemente de acuerdo en contra del entrenador de casa. La situación así es irresistible para cualquiera y más en el fútbol. La grada ha dictado sentencia, en el peor partido del Oviedo en la temporada, justo 10 días después de que goleara al Atlético de Madrid ante las cámaras de televisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de abril de 1997