Anguita y el PCE se quedan solos en la crítica al acuerdo laboral

Julio Anguita se ha quedado solo en sus críticas al acuerdo pactado entre sindicatos y patronal Dentro de Izquierda Unida, sólo cuenta con el apoyo del PCE. Y no de todo el PCE. Federaciones como Madrid y Asturias han preferido mantener una actitud de respeto hacia la decisión de los sindicatos. Partido de Acción Socialista (PASOC) y Nueva Izquierda han mostrado ya su apoyo incondicional al acuerdo.Y Rafael Ribó, presidente de Iniciativa per Catalunya, socio de IU, calificaba ayer de "incomprensible" la oposición de Anguita a la reforma laboral.

El acuerdo de sindicatos y patronal ha sido, por ahora, la última cuña en la grieta abierta en Izquierda Unida. Una cuña que también amenaza con resquebrajar la frágil unidad del propio partido comunista de España. Los sectores más ortodoxos han cerrado filas en torno a Julio Anguita.

El documento elaborado por los críticos de CC OO, encabezados por Agustín Moreno, es la nueva biblia que enarbolan quienes ven en el pacto laboral "el mayor retroceso sindical de los últimos años" en el entorno de Anguita. Si no hay enemigos, se buscan.

El PCE ha decidido abrir trincheras frente a los sindicatos con amenazas de movilización incluidas. Mañana la presidencia federal de IU analizará el pacto. Y, aunque la mayoría de los sectores han mostrado públicamente su apoyo a las centrales obreras, el peso del PCE y la misma actitud de Anguita hacen previsible una resolución negativa al valorar el acuerdo.

Defensa del PASOC

Porque ya no se trata sólo de Nueva Izquierda, Pablo Castellano, presidente del PASOC, salía ayer en defensa del pacto entre sindicatos y patronal. Castellano hacía notar que "esta reforma, comparada con el Estatuto de los Trabajadores, no es buena; pero comparada con la reforma laboral que habían hecho el PSOE y Convergencia i Unió es absolutamente justificable y valorable porque lo que había era aterrador".Por su parte, el ministro de Trabajo, Javier Arenas, que se reunió en Málaga con los trabajadores de la antigua Intelhorce, hoy Hitemasa, afirmó que coincide al "cien por cien" con el secretario general de Comisiones Obreras, Antonio Gutiérrez, sobre la necesidad de aprovechar los meses de verano para poner en marcha los acuerdos alcanzados para la reforma del mercado laboral, informa Diego Narváez.

Mientras, "la posición del PSOE", según explicó ayer su portavoz parlamentario, Joaquín Almunia, "no es la de entorpecer la aprobación de la reforma al exigir que se tramite como un proyecto de ley, en contra de lo que afirma el Gobierno".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 12 de abril de 1997.

Lo más visto en...

Top 50