Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MOTOCICLISMO

Silencio, se rueda

Los equipos del Mundial echan a andar con miles de kilómetros de entrenamiento en Australia y Malaisia

Las motos ya se han puesto en marcha. En el otro extremo del mundo, en Australia y en Malaisia, los primeros entrenamientos de pretemporada congregan estos días a los pilotos y equipos llamados a desempeñar papeles de nivel en el Mundial que se iniciará a mediados de abril. Ya se conocen los colores, las monturas, los compañeros, los enemigos y los escenarios. Ahora sólo queda afinar, preparar, entrenarse, acostumbrarse, hacer kilómetros, rodar y rodar... Las siguientes son las claves para comprender lo que anuncia el Campeonato del Mundo 1997.Crivillé desafía a Doohan. El duelo del año ha comenzado. Empezó con los primeros ensayos de 1997, el pasado día 29 en Australia. Un español de Vic asalta la corona del australiano que manda en el Mundial desde hace tres temporadas. Mick Doohan contra Alex Crivillé. Es el enfrentamiento que el mundo espera, después de las sobremesas excitantes que estos dos pilotos ofrecieron en 1995. Crivillé se ha preparado como nunca. "Mi único objetivo es ser campeón", reconoce. Pero Doohan, pese a sus tres títulos, sigue en la brecha. "Ahora estoy aquí para divertirme", dice, "y eso significa pelear por ganar". El australiano no está dispuesto a conceder una sucesión plácida. De momento, las motos números uno y dos, con los mismos colores de Repsol, están en proceso de ajuste para que el duelo continúe. Doohan ha ganado el primer asalto de prueba, aunque por la mínima, en los ensayos de esta semana en Phillip Island.

Todos a 500. En 1997, la categoría reina habla español. Sobre 24 pilotos inscritos, 5 son de aquí y tódos tienen máquinas oficiales. Además de Crivillé están Carlos Checa y, Alberto Puig (Honda), Juan Bautista Borja (Elf) y Sete Gibernau (Yamaha); éste supone una sorprendente incorporación de última hora bajo la tutela de Wayne Rainey. Todos parten con posibilidades y aspiraciones. Pero no sólo de 500cc vivirá el aficionado español. Aún hay que seguir los 250cc, donde correrán Luis D'Antín, con una Yamaha de fábrica, y Emilio Alzamora, que sube de categoría y dispone de una Honda oficial, a pesar de las penurias económicas que le ha causado su patrocinador, Cepsa, al dejarle en la estacada a última hora. Y en 125cc, Jorge Martínez Aspar, el más laureado del Mundial, encara quizá su última oportunidad con una Aprilia de las buenas, haciendo equipo con Gelete, el hijo de Angel Nieto. En total, 14 pilotos españoles figuran en las listas de inscritos provisionales del campeonato. Las nuevas caras son las de los hermanos Eustaquio e Idalio Gavira, que se estrenan en el cuarto de litro. Repiten Josep Sardá (Honda 125cc), Juan Enrique Maturana (Yamaha 125cc) y José Luis Cardoso (Yamaha 250cc).

La chistera de Sito Pons. La escudería del antiguo bicampeón mundial de 250cc, con el recuperado Puig y el prometedor Checa como pilotos, sigue siendo el dream team español. Durante el invierno ha corrido peligro de extinción por la retirada de su patrocinador, Tabacalera, pero Sito ha vuelto a encontrar petróleo en el desierto. Sus motos lucirán en 1997 los colores de MoviStar. Además de alegrarse por la supervivencia del mejor equipo español, aplauden la habilidad del ex campeón, ahora teammanager, que encima vuelve a conseguir llevarse un buen puñado de millones de pesetas al bolsillo.

Mercado movido. A falta de dos meses largos para la luz verde del campeonato, los interrogantes en el mercado de motos y pilotos aparecen resueltos. El tricampeón del mundo de 250cc, Max Biaggi, sigue en la misma cilindrada, pero se ha divorciado de Aprilia y conducirá una Honda. Otro campeón, el de 125cc, Haruchika Aoki, cambia de categoría y pasa a 250cc. En la clase reina también hay novedades: el equipo de Kenny Roberts abandona Yamaha y construye sus propias motos introduciendo un importante cambio técnico, pues tendrán tres cilindros y podrán pesar menos. La bandera de Yamaha la hereda un nuevo equipo, Promotor, en el que debuta en 500cc el actual campeón mundial de superbikes, el australiano Troy Corser. Otro australiano, Anthony Gobert (Suzuki), se presenta como el nuevo enfant terrible del Mundial.

Dos carreras en España. Jerez, el 4 de mayo, y Montmeló, el 14 de septiembre, son las citas para la afición española en un calendario con 15 grandes premios, los mismos que en 1996. La novedad es el cambio de escenario de la carrera en Australia, la última de la temporada. Se correrá en Phillip Island el 5 de octubre. El Mundial levantará el telón el 13 de abril en Malaisia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de febrero de 1997

Más información

  • Crivillé se ha preparado para ser campeón, pero Doohan no está dispuesto a conceder una sucesión plácida