Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Deportivo expedienta a Toshack

El consejo de administración del Deportivo acordó anoche por unanimidad abrir un expediente disciplinario a su entrenador, John Toshack, tras los graves insultos que éste profirió el domingo contra el público de Riazor. El presidente, Augusto César Lendoiro, justificó la medida alegando que "aunque había muchos nervios en el estadio, la actitud del técnico no se puede disculpar y hay que criticarla".

Lendoiro se encontraba ante una delicada papeleta, no sólo por los enfrentamientos entre el técnico y la afición durante el encuentro contra el Athletic de Bilbao, sino porque la indignación popular se disparó el domingo por la noche, cuando los seguidores deportivistas pudieron ver en Televisión de Galicia cómo Toshack se dirigía a la grada en el momento en que Martins acababa de lograr el segundo gol local, y mascullaba: "Aplaudid ahora, hijos de puta". La directiva, que también mantiene tensas relaciones con el técnico, optó por no ignorar el hecho, y tras una reunión celebrada anoche decidió la apertura del expediente que será instruido por dos miembros del consejo.Lendoiro no pudo comunicar el acuerdo a Toshack, ya que éste salió de viaje ayer tarde, presumiblemente a Gales, su país de origen, tras haber dirigido por la mañana la sesión de entrenamiento de la plantilla. El presidente del club gallego pidió disculpas a la afición por la actitud del técnico, y aunque no justificó la respuesta de éste, reclamó a la hinchada que se muestre comprensiva con él: "Quizá sea mucho pedir en estos momentos, pero me dirijo a los deportivistas para que mantengamos la unión por encima de todo. Todos cometemos errores, y espero que al entrenador se le perdone".

El club también estudiará en los próximos días si adopta otras medidas disciplinarias contra los futbolistas Naybet y Rivaldo. El primero dedicó a la grada un gesto de menosprecio, y el segundo, cuando fue relevado en el minuto 30 de¡ partido, se quitó la camiseta, la arrojó al público y abandonó el estadio sin que terminase el encuentro. Un utillero advirtió a Rivaldo que podría ser seleccionado para el control antidopaje y el brasileño, según publicaron ayer varios medios de comunicación, le espetó: "El control que lo pase el míster". La sustitución de Rivaldo fue la chispa que encendió a la afición contra Toshack.

El brasileño y el entrenador ni siquiera cruzaron sus miradas ayer en el entrenamiento. Fue el segundo técnico, José Manuel Corral, hombre de confianza de Lendoiro, quien se reunió con el jugador para recriminarle su actitud. Pero el futbolista dijo no estar arrepentido: "Era consciente de lo que estaba haciendo", dijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de enero de 1997

Más información

  • "Sus insultos al público no tienen disculpa", dice Lendoiro