Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La guerra del vídeo

El Atlético contesta al Athletic por el expediente a Simeone con una denuncia contra Ziganda por agresión a Santi

El Atlético ha entrado en guerra contra el Athletic, y contra el Comité de Competición. Ayer presentó ante el organismo sancionador una denuncia contra Ziganda, al que acusa, y aporta un vídeo como prueba, de agredir a Santi. Es su respuesta al expediente abierto contra Simeone por su pisotón a Julen Guerrero durante el Athletic-Atlético del domingo. El club madrileño amenaza con repetir periódicamente la maniobra. Llega al fútbol la guerra de los vídeos.

El suceso que denuncia ahora el Atlético sucedió en los últimos minutos de la segunda parte del choque del domingo en San Mamés. El Athletic quiso sacar un fuera de banda con celeridad, pero los jugadores del Atlético trataron de impedirlo reteniendo el balón. La reacción de Ziganda fue propinar un codazo a Santi para arrebatarle la pelota, darle un manotazo posterior cuando el defensa le reprochaba su acción y abofetearle cuando el futbolista del Atlético se quejaba del incidente ante el árbitro.

El Atlético acusa al Athletic y a Julen de romper con su denuncia contra Simeone un código de silencio que mandaba en el fútbol y le ha querido responder con la misma moneda. El vídeo contra Ziganda es, de paso, una forma de presionar a Competición para que no sancione finalmente al centrocampista hispano argentino.

"Esto es la ley de la selva", afirmó ayer Miguel Ángel Gil Marín, el director general del Atlético, "y se ha abierto la veda. Nosotros no empezamos la guerra. Hablé largo y tendido con Arrate para evitar que tramitara la, denuncia contra Simeone, porque los problemas entre jugadores lo s deben arreglar ellos. Con la denuncia a Ziganda obramos en contra de nuestra voluntad, pero no nos queda otro remedio. El Comité va a tener mucho más trabajo a partir de ahora".

El Atlético presentó igualmente un recurso al partido sanción impuesto a Radomir Antic por llamar "sinvergüenza" a Barrenechea Montero. Sin embargo, Apelación ha ratificado el castigo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de diciembre de 1996