El Carabanchel lleva al Getafe a la depresión

El Getafe sigue sin oler el gol en su flamante nuevo estadio. Ayer bordeó abiertamente el ridículo ante un equipo, el Carabanchel, de recursos limitados, negado como pocos para el gol y que, para más inri, jugó quizá su peor encuentro de la temporada. Da lo mismo: el Getafe, que ya va por la tercera derrota consecutiva, es un equipo alelado, anárquico, descompuesto y, a juzgar por su manifiesta apatía en las últimas jornadas, al borde de la depresión. Y esto no parece cosa que puedan arreglar esos dos psicólogos que, en un alarde más de grandeza, decidió contratar la directiva hace un par de meses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0001, 01 de diciembre de 1996.

Lo más visto en...

Top 50