INFANTIL

Uroc-Teatro consigue despertar en los niños el amor a la escena

Que el teatro para niños aborde a los clásicos es un reto complicado y, en ocasiones, un esfuerzo inútil. Vencer las dificultades del salto (a veces, mortal) en el tiempo, hacer comprensible un léxico indescifrable para los pequeños, parecen obstáculos. casi insuperables, a juzgar por los pocos que se atreven con ellos.Olga Margallo, en su debú como directora teatral, se atreve y entra sin miedo en un entremés de Cervantes, El retablo de las maravillas. Lo hace de la mano del dramaturgo Luis Matilla, autor de Las maravillas del teatro, obra que precede en la función al texto cervantino

Dos partes

En realidad, el grupo Uroc-Teatro pone en escena un montaje de hora y media y dos partes: en la primera, la propuesta de Matilla consiste en un viaje iniciático al mundo teatral (donde los niños conocerán, de un modo lúdico, las funciones de dirección, maquillaje, efectos sonoros, interpretación ... ). En esta parte, los niños participan activamente, los actores les requieren para que, intervengan no a fuerza de gritos, sino de inteligencia e imaginación. En la segunda, representan El retablo de las maravillas con un trabajo interpretativo lleno de gracia y frescura, capaz de enganchar a niños y mayores. Si en El retablo de las maravillas Cervantes se mofa de un público bobalicón que se deja engañar por las artimañas de tres cómicos,. Uroc-Teatro se sube al escenario con, intención bien distinta, trabajan sin trampa ni cartón, con puro oficio para despertar en los niños (a partir de siete años) "la afición por el teatro".Las maravillas del teatro y El retablo de las maravillas. Centro Cultural Casa de Vacas. Parque del Retiro. Hoy, a las 19.30, y días 21 y 22, a las 12.00 y 19.30. Precio: 600 pesetas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS