El viento desarbola la salida

El mismo viento de poniente que frenó ayer la marcha del pelotón de Málaga a Almería impidió que en la ciudad de Manolo Escobar pudiera montarse por la mañana el habitual dispositivo de salida, tiendas de campaña y stands comerciales. Ni siquiera pudo subirse en los zancos el muchacho que todas las mañanas reparte caramelos desde tres metros de altura. "Me los calzo y me la calzo", dijo expresivamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 12 de septiembre de 1996.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50