Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vidal-Quadras prepara una ponencia sin críticas a CiU

La ponencia de estrategia política que prepara Aleix Vidal-Quadras para el congreso del PP en Cataluña, convocado para el 28 de septiembre, eliminará las críticas a Convergència i Unió (CiU) que han caracterizado la orientación del partido hasta ahora. Vidal-Quadras explicó y justificó ayer este cambio como una exigencia del escenario político configurado tras las últimas elecciones legislativas, en las que el pacto del PP con CiU es el factor determinante.Esta ponencia supondrá un giro de 180 grados, en la política el PP para con los nacionalistas. Hasta el 3 de marzo todo se orientaba en la actuación del PP catalán a provocar el desgaste de CIU. Y eso es lo que va a cambiar, según anunció Vidal-Quadras. Los ejes en que basaba su acción eran cuatro: Denuncia de la alianza antinatural de CiU con el Gobierno socialista; denuncia de los casos de corrupción que salpicaban a CIU (casos Casinos, Planasdemunt, Instituto Catalán de Finanzas ... ); denuncia del Gobierno de Jordi Pujol como un paradigma de despilfarro de los fondos públicos y de administración burocratizada y clientelista, y crítica del nacionalismo como doctrina y defensa de los derechos individuales frente a los de la nación.Ahora será el propio Vidal-Quadras quien se encargará de poner el cierre a esta etapa. La ponencia que prepara sustituirá estos ejes estratégicos por otros basados en la potenciación del PP como el partido que gobierna en España y apoya al gobierno de CiU en Cataluña. El presidente regional del PP explicó ayer que está claro que ya no se debe atacar a CIU por la alianza que mantuvo con el PSOE. Al revés, lo pertinente es apuntalar la actual alianza de CiU con el Gobierno del PP. Por la misma razón, añadió, no conviene persistir en la denuncia de la corrupción o el despilfarro del Gobierno de Pujol, sino fortalecer el papel de PP como fuerza capaz de incidir directamente en Cataluña mediante la acción del Gobierno de Aznar y apoyando en el Parlamento autonómico al de Pujol en las políticas que juzgue correctas.

Por último, la crítica doctrinal al nacionalismo quedará pospuesta para otras circunstancias. Tras las duras advertencias del vicepresidente del Gobierno y vicesecretario del PP, Francisco Alvarez Cascos, Vidal-Quadras no tuvo reparo en admitir ayer una vez más que se equivocó cuando creyó que podía mantener la crítica ideológica a CiU en la actual etapa de colaboración entre ambas fuerzas. "Tomo nota", afirmó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de agosto de 1996