GENTE

LADY DI SE LIBERA

El exquisito tono de la misiva con la que Diana de Gales se despidió ayer de 100 organizaciones caritativas cuya presidencia honoraria ostentaba lo dice todo sobre la cordialidad que reina entre la princesa y la Casa de Windsor. Dado que ya no pertenece a la familia real, a la luz del acuerdo de divorcio firmado el viernes, la princesa de Gales se desprende de una carga a todas luces molesta para una persona que, según sus propias palabras, "no está en disposición de seguir atendiendo dichos asuntos debidamente". Entre las entidades privadas del privilegio de contar con tan carismática patrona figuran algunas tan importantes como la Cruz Roja Británica y la asociación Barnardos, que se ocupa de los niños sin hogar. Aun así, la inesperada decisión excluye a seis organizaciones de caridad, dos de ellas patronatos de apoyo a hospitales, además del Ballet Nacional Inglés y la organización Centrepoint, a la que la princesa está muy vinculada. La sexta es la Leprosy Mission. Todo indica que la princesa renuncia a una vida pública demasiado intensa y deja el campo libre a su ex marido, el príncipe Carlos, ansioso de recuperar contacto con sus súbditos sin ninguna figura que le eclipse.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 16 de julio de 1996.

Se adhiere a los criterios de