Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Thomson se abstiene en la votación de las cuentas del ejercicio 1995 de Indra

Thomson-CSF, que posee el 24,9% del capital de Indra Sistemas desde el pasado mes de noviembre, no quiso expresar su opinión sobre las cuentas anuales del ejercicio de 1995 presentadas por el grupo español de tecnologías de la información en la junta general de accionistas celebrada ayer.Thomson, con tres representantes en el consejo de administración de Indra, recordó que los acuerdos suscritos con Téneo, principal accionista del grupo español (63,30%), incluyen las cláusulas de revisión habituales en pactos de estas características y señaló, a través de un comunicado leido por su máximo ejecutivo en España, que necesita todavía "un plazo de tiempo significativo" para que sus auditores externos terminen de examinar los estados financieros de Indra.

Un informe preliminar de Arthur Andersen Francia, que actúa como asesor financiero de Thomson en relación al acuerdo con Téneo, apunta discrepancias contables de 9.000 millones de pesetas respecto a la auditoría realizada por Peat Marwick para Indra.

Indra cerró el ejercicio de 1995 con un beneficio neto después de impuestos de 106 millones de pesetas, frente a las pérdidas de 2.985 millones del año pasado. Los ingresos de Indra en el año 1995 experimentaron un crecimiento del 11% respecto al año anterior hasta alcanzar los 67.000 millones de pesetas.

Las cuentas de la compañía fueron finalmente aprobadas con la abstención de Thomson y el voto en contra de José Carlos Revuelta, representante sindical en la antigua Eritel (actual Indra SSI) y titular de 100 acciones del grupo Indra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de junio de 1996