Nueva serie de músculo y acción para sostener la noche de Antena 3

Si alguien tiene el becerro de oro de la televisión de los noventa -más de cien países compradores y más de mil millones de telespectadores- y si además sucede que el invento sólo necesita cinco meses de confección para completar una temporada (22 episodios), resulta que quedan otros siete para tratar de hacer del caldo del éxito dos tazas. Esto es exactamente lo que ha intentado David Hasselhoff con Los vigilantes de la noche (Baywatch Nights), la secuela de Los Vigilantes de la playa que hoy estrena Antena 3 para reforzar su programación nocturna.

El pluriempleo del bañero más famoso del planeta -"cuando el sol se pone, las. noches se calientan", es el eslogan de la serie- nos lleva a una agencia de detectives en la que Hasselhoff oficia de sabueso, abrigado por el habitual coro de chicas, naturalmente algo más vestidas y, aparentemente, menos siliconadas. No hay noticias de que: la serie (se estrenó en las cadenas sindicadas norteamericanas en septiembre del pasado año) haya producido convulsión semejante a su original playero, pero hay que recordar que Los vigilantes... fue cancelada durante su primer año en la cadena NBC y resucitada poco después con el apoyo de financiación europea (producen ambas series All American Television y la alemana Beta Film) para convertirse en todo un fenómeno internacional de audiencia.Gregory J. Bonnan, productor ejecutivo del original y de su secuela, y salvavidas él mismo durante los 26 años precedentes, al éxito, ha explicado la razón de ser de Los vigilantes de la noche: "Rentabilizar la popularidad de Los vigilantes de la playa y aprovechar la capacidad del equipo para producir episodios a la velocidad de la luz (una temporada de Baywatch en sólo cinco meses) y tratar el resto del año de mantener ocupado todo ese material que permanece ocioso, desde las fotocopiadoras al talento".

En Los vigilantes de la noche, David Hasselhoff trabaja en equipo con la criminóloga y propietaria de la agencia de detectives Ryan McBride (la modelo y novata actriz Angie Harmon) y con el poli Garner Ellerbee (Greg Allan Williams). Recibe en la agencia Destiny Desimone (Lisa Stahl), la lectora de tarot del original. Completa el grupo un personaje interpretado por el cantante Lou Rawis, en el papel del propietario del club Nights -de ahí el título- donde la agencia tiene su razón social. En el primer episodio, Hasselhoff va tras la pista de un misterioso brazalete y es guardaespaldas de una modelo (Carol Alt) que es acosada por un loco. En posteriores aventuras llegará a enfrentarse a un asesino en serie.

Veremos también el humor que se gasta este antiguo actor de serial, quien, con el doble objetivo de distanciarse y de parecerse a una de sus series favoritas, Yo, espía (protagonizada por Robert Culp y Bill Cosby), bromea y se dirige a la cámara comentando la jugada. No se sabe si bromeando, Hasselhoff comentó hace unos meses que en poco tiempo tendría su propia cadena. No es soberbia en alguien que ha llenado de estupor a sus detractores, si cabe, más apasionados que sus seguidores.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS