Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

2.800 millones por kilómetro para salvar El Pardo

Si el precio medio por kilómetro de la M-40 es de 1.666 millones (sus 60 kilómetros han costado 100.000 millones), ese mismo ratio se dispara en el tramo norte, último planificado y del cual el Ministerio de Transportes abrió ayer al tráfico 7,1 kilometros de un total de 10. La parte abierta ayer por José Borrell; José María Alvarez del Manzano, alcalde de Madrid, y el presidente regional, Alberto Ruiz-Gallardón es el enlace la carretera de Colmenar Viejo (M-607) con la M-601, la del Pardo. Ha costado 14.643 millones, 2.042 por kilómetro. A final de año entrarán en servicio los 3,6 kilómetros restantes, que cierran la M-40 en el nudo del Barrial (N-VI). Este último tramo sale a 4.428 millones/km.

El enlace de la Zarzuela conecta ya, desde ayer, la M-30 y la M-40 en todos los movimientos, así como la, comunicación de ambas con la carretera de El Pardo, excepto hacia la carretera de La Coruña. La carretera hacia el cruce con la de Colmenar se hunde en dos túneles de 760 metros de gran dificultad constructiva, uno de los motivos del precio de la obra. Luego salva por encima la vía de ferrocarril.

La parte en obras tiene la mitad de largo (3,6) de la abierta ayer, pero su presupuesto es 1.000 millones mayor. El respeto al monte de El Pardo y su paso por las fincas de 18 propietarios condicionaron el presupuesto.

Además, la complejidad técnica del trazado lo encarece: una de las calzadas, la que transcurre desde la N-VI al enlace de la Zarzuela, irá en túnel bajo la que circula en sentido contrario. Son las llamadas calzadas. superpuestas. Esta solución fue la escogida finalmente a las dificultades de espacio para pasar entre el monte y las fincas. Un total de 1.950 millones se van en pago de expropiaciones a los propietarios de Monreal, quienes se resistieron, tribunales por medio, a ser expropiados.

Hasta luego, ministro

José Borrell justificó así a EL PAÍS el alto coste del total de 10,7 kilómetros del distribuidor norte: "Cuando llegué al ministerio [en 1990] pedí que esta vía fuese amplia, sin estrecheces, para que dure; la autovía tiene tres carriles por sentido y espacio para hacer un cuarto en el futuro si fuese necesario. Se ha encarecido un 10% más al repoblarse todos los taludes de vegetación y trasplantarse centenares de encinas, así como por atajar el ruido con centenares de metros de pantallas sonoras", concluye el ministro de Obras Públicas y de Medio Ambiente.Borrell cortó ayer la cinta del nuevo tramo acompañado por sus compañeros de trabajo de los últimos años. La plana mayor de su ministerio relacionada con las carreteras acudió, dada la cita electoral del domingo. Borrell no quiso despedirse como ministro. "Nos quedan muchas inauguraciones por hacer", advirtió. El alcalde, que ha pagado a los expropiados 4.600 millones en todo el Tramo Norte, no se perdió esta cita, quizás la última de Borrell. Otras veces que fue invitado no asistió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de marzo de 1996

Más información

  • El tramo norte de la M-40 ha resultado el más caro de la autovía