BALONCESTO: LIGA EUROPEA

Noche gloriosa de Arlauckas

El alero norteamericano anota 63 y encabeza la victoria del Madrid en Bolonia

El Real Madrid obtuvo una merecida victoria en la meca del baloncesto italiano. Ganó al Buckler (96-115) y alcanzó la segunda posición en su grupo. Las pocas esperanzas que albergaban los boloñeses fueron dinamitadas por un hombre que firmó esta noche unas estadísticas estratosféricas: Joe Arlauckas. El alero del Real Madrid destrozó la línea de flotación de la vieja Virtus. El primer tiempo del Real Madrid fue casi perfecto: 22 tiros de campo convertidos sobre 25 intentados. Semejantes números, sirvieron para dejar claro que el Real Madrid estaba en estado de gracia.Obradovic dispuso de salida un emparejamiento singular: Santi Abad se encargó de anular a la estrella del Bolonia, el alero croata Komazec, el cañonero del equipo italiano. El entrenador-presidente Bucci intentó basar sus premisas ofensivas en el veterano Orlando Woolridge, un jugador mucho más efectista que efectivo. Más aún en estos días, cuando está en el declive absoluto de su carrera. El Real Madrid decidió resolver la ecuación con su receta habitual: juego interior. Frente al destrozo sistemático realizado por el eje Arlauckas-Savic, la Buckler sólo pudo oponer los destellos del antiguo jugador de la NBA. Pero la munición italiana era muy escasa para superar la contundente actuación del Real Madrid.

Arlauckas emergió como una fuerza de la naturaleza. Sus números de la primera parte fueron perfectos: ocho de nueve en tiros libres y 12 de 13 en tiros de campo. El dominio absoluto del alero madridista propició, además, el desconcierto en las filas boloñesas. Bucci agotó sus dos tiempos muertos pero los hombres altos del Real Madrid prosiguieron su tarea de destrucción total. La ventaja máxima del Madrid en este periodo llegó a los 21 puntos (35-56). De los 58 puntos que anotó el Real Madrid en el primer periodo, 38 fueron de Arlauckas. La, herida de la Virtus era mortal.

En la segunda mitad, la Buckler intentó, a impulsos, atajar su herida pero la noche era del Real Madrid. Los italianos se acercaron a una diferencia inferior a 10 puntos (70-78, m. 31); pero el equipo madridista estaba ayer en trance. Hubo tanta magia en el aire del palacio boloñés que una acción habitual del base Pablo Laso (servir un alley-hoop a su compañero Arlauckas) el balón entró a canasta valiendo tres puntos. La frustración de los italianos era tan evidente, que hasta Wooldridge jugó los cinco últimos minutos de partido sin sus habituales gafas. Arlauckas, mientras tanto, cerraba su actuación impecable: 63 tantos, una cifra impresionante en el baloncesto europeo.

El Real Madrid arrasó en Bolonia y la actuación de su recién renovado alero, recordó a muchos una legendaria actuación de otro jugador madridista frente a otro equipo italiano la, Juve Caserta, en una final de Recopa. Ayer, Arlauckas se disfrazó de Drazen Petrovic.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 15 de febrero de 1996.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50