Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Entre todos están 'matando' a lván"

Cruyff convoca al joven mediocampista frente a la Real, pero critica a su entorno

"Yo querría que Iván de la Peña estuviera 10 años en el Barça. Pero en esta plantilla hay 28 futbolistas e Iván no puede tener 27 enemigos. ¿Cómo puede acaparar las portadas un chico que casi no. ha salido a difirencia de otros?" se preguntó Cruyff. "En el fondo, todos los jugadores son egoístas Y para el propio Iván esa situación es incómoda hasta con su sus propios amigos. Si no se dan cuenta quienes lo fabrican [el globo] lo acabarán matando. "Yo no puedo nunca tomar una decisión que perjudique al equipo y al club". No los citó, pero Cruyff aludía a la Prensa, a la familia de Iván tanto su padre como su futuro suegro, Juan Manuel Asensi- y a su representante, Josep Maria Minguella. Hay consenso en un aspecto: Iván de la Peña es un caso especial. El entrenador invirtió más minutos en explayarse sobre el delicado momento del canterano que en analizar el -partido ante la Real (Anoeta, 20. 30, Autonómicas y La 2). Hacía año y medio que el equipo azulgrana estaba privado del primer puesto y Cruyff no quiere que en siete días se le es curra semejante privilegio. El técnico tendrá que volver a sentarse en el palco y no en el banquillo, porque el Comité Español de Disciplina Deportiva desestimó el recurso presentado por el Barcelona por la sanción de cinco partidos impuesta al técnico.Iván -convocado por Cruff para viajar a San Sebastián ha quedado relegado en los últimos cuatro partidos, desde que el Barça perdió en Compostela, el pasado 28 de octubre. No jugó ni en Guimaraes, en la vuelta de la Copa de la UEFA, ni lo hizo ante el Salamanca, ni en Tenerife ni ante el Albacete. Y, en el quinto encuentro, el del martes, en Sevilla, actuó los últimos cuatro minutos. El calvo, como así le conocen, abandonó el Sánchez Pijuán con los ojos vidriosos. Desde entonces, continúa encerrado en su silencio. Pero Asensi, que se erigió en su portavoz, recordó el jueves que Iván tuvo ofertas del Madrid, Milan y Valencia y que podría irse del Barça sin ningún problema si alguien deposita sobre la mesa 600 millones de pesetas, suma que figura en la cláusula de recisión de su contrato.

"A mi, el caso de Iván ni me influye ni me condiciona. Y explico las cosas por su propio bien, no para los demás", dijo Cruyff. Fue entonces cuando relató por qué le utilizó en los últimos instantes del encuentro ante el Sevilla. "Quería prepararlo para ser suplente y que aprendiera a salir en ese momento, así que cobraba la prima". Luego Johan Cruyff hizo la siguiente valoración sobre los minutos que estuvo en el césped: "No recurrí a Amor y quizás lo hubiera hecho mejor. Iván perdió un balón, propició un contraataque y casi no fue a la lucha".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de noviembre de 1995