Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AUTOMOVILISMO

Schumacher gana en Spa, pero es sancionado con una carrera

, Michael Schumacher (Benetton Ford) ratificó ayer su condición de número uno con un gran remonte en el Gran Premio de Bélgica, 11ª prueba del Campeonato del Mundo de fórmula 1. El alemán se adjudicó la carrera, disputada en el circuito de SpaFrancorchamps, pese a que partió en la octava fila de la parrilla de salida, con el 16º mejor tiempo. El futuro piloto de Ferrari acabó primero, por delante de los británicos Damon Hill (Williams Renault) y Martin Brundle (Ligier Mugen Honda).Schumacher totaliza ahora 66 puntos, mientras que Hill, segundo, suma 51 cuando faltan seis pruebas para el final del campeonato mundial. El equipo Williams, sin embargo, cursó una reclamación contra Schumacher por haber obstaculizado a Hill cuando el británico competía con neumáticos para la lluvia e intentaba adelantar al coche del alemán, que calzaba neumáticos para seco. La climatología, entonces, jugaba a favor del británico ya que estaba lloviendo.

Los comisarios del Gran Premio de Bélgica ratificaron la clasificación, pero suspendieron "por conducción peligrosa" a Schumacher con un Gran Premio que deberá cumplir en una de las próximas cuatro carreras, informa Efe.

La decisión de Schumacher de no detenerse en los talleres para cambiar los neumáticos de seco, cuando comenzó a llover en la vuelta 20ª de las 44 de que constaba la carrera, resultó decisiva. Hill, que partía desde la octava posición, tuvo que detenerse en cuatro ocasiones para cambiar los neumáticos, y en la última de ellas sufrió una penalización de 10 segundos por superar la velocidad permitida (80 kilómetros a la hora) en la calle de talleres. El británico, sin embargo, consiguió adelantar a Martin Brundle en la última vuelta y pudo acabar segundo.

La carrera estuvo neutralizada durante cuatro vueltas (de la 28 a la 32) por el coche de seguridad, después de que el director de carrera considerara que las condiciones de la pista eran peligrosas para la disputa de la carrera. El tiempo variable fue uno de los elementos decisivos de la carrera, en la que Schumacher consiguió su sexta victoria de la temporada y la l6ª de su carrera.

La prueba tuvo distintas alternativas. Los dos pilotos de Ferrari, el austriaco Gerhard Berger y el francés Jean Alesi, no pudieron aprovechar su privilegiada salida (primero y segundo) a causa de la mecánica. Alesi abandonó, por un problema de suspensión y Berger, que cumplía 36 años, por una avería eléctrica, por lo que la escudería italiana dejó de puntuar por primera vez esta temporada.

Tras los problemas de Ferrari y las acometidas del británico Johnny Herbert (Benetton), el interés de la carrera se centró en los remonte de Schumacher (en cinco vueltas pasó del puesto 160 al 50) y Hill (en seis giros dejó de ser octavo para situarse segundo). El duelo entre los dos aspirantes al título resultó espectacular.

Una vez reanudada la carrera, tras la neutralización, el alemán utilizó todas las artimañas posibles para contener al británico y vulneró el artículo del reglamento que entró en vigor en Hungría y que se refiere a los adelantamientos: tiene ventaja el piloto que ha logra situar su coche a la altura del rival, siendo en esta ocasión la ventaja teórica para Hill, pero que Schumacher no respetó.

Hill, sin embargo, cometió demasiados errores tácticos y de pilotaje, así como en sus paradas en los talleres para cambiar neumáticos, y ni siquiera supo aprovechar la neutralización de la carrera, que resultaba beneficiosa para sus intereses.

El regreso de Prost

El francés Alain Prost, por su parte, consideró "muy prematuras" las suposiciones sobre su posible vuelta a la fórmula 1, pese a que ha admitido que esta semana probará un McLaren con motor Mercedes en el circuito de Silverstone.Prost, de 40 años, se retiró después de su último título Mundial, conseguido en 1993, y ahora está a la espera de los resultados de las pruebas de ensayo para decidir si vuelve a competir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de agosto de 1995