Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TOUR 95RESPUESTAS INEXPLICABLES

¿Por qué los suizos son tan pocos, pero tan buenos?

Una paradoja: Suiza no tiene estructura profesional, pero tiene grandes ciclistas. La nómina de corredores suizos en el pelotón internacional alcanza apenas los 15 apellidos. Naturalmente, no hay un equipo suizo desde hace al menos cuatro años. Sin embargo, 10 de los 15 ciclistas profesionales suizos son ganadores y disfrutan de un estatus superior. Ahí están, sin ir más lejos, Rominger y Zülle. Casi la mitad de los rivales de Induráin son suizos. La pregunta no se hace esperar: ¿Por qué siendo tan pocos son tan buenos?El ciclismo suizo tiene una presencia muy activa en el Tour. Vivió su explosión entre 1950 y 1951 cuando dos suizos, Ferdi Kublet y Hugo Koblet, ganaron consecutivamente un Tour cada uno. Los suizos han sumado hasta 46 triunfos de etapa, una cifra nada despreciable si se la compara con las 83 victorias de España, un país que llegó a disfrutar recientemente de 10 escuadras y que tiene una población de ciclistas profesionales que supera la centena. La cantidad de- la población suiza no admite dudas: Rominger, Zülle, Pascal Richard, Dufaux, Zberg, Gianetti, Jaerman, Imboden, Puttini y Jeker suman muchas victorias internacionales.

Gianluigi Stanga, manager del equipo Polti, recnoce que Suiza es "un buen vivero de ciclistas. No tiene muchos corredores, pero sí una gran tradición". Su colega Emmanuele Bombini, director del Gewiss, aprecia ciertas cualidades innatas: "Los ciclitas suizos responden a la mentalidad de su pueblo. Son serios y precisos, lo que les permite adaptarse plenamente a la mentalidad del ciclismoo moderno. No tienen ciclismo profesional, cierto, pero sí un gran ciclismo aficionado que les permite crecer con tranquilidad. Muchos buenos aficionados en España 0 en Italia llegan muertos al ciclismo profesional".

"Como no tienen, equipos, la competencia es de otro tipo y termina saliendo lo mejor", sugiere Juan Fernández. Pero Bruno Lealli, director del Brescialat, es más explícito: "Es una nación pequeña con buen ciclismo aficionado, de tal manera que cuando vas a pescar a Suiza te quedas con los buenos". "Es cierto que no tienen estructura profesional, pero siempre ha sido así", apunta Manolo Sáiz, "y eso no deja de ser un reflejo de la sociedad suiza. Suiza es un país hecho para el esquí, como era el caso de Züulle, que entró en el ciclismo tras sufrir una lesión como esquiador". Zülle fue un producto tardío que cayó en las manos de la ONCE con gran resultado. El caso de Rominger tampoco fue natural. Era un buen corredor aficionado, pero nadie se fijaba en él; hizo las maletas, tomó el coche y logró participaren el Gran Premio de las Naciones. Esa misma noche firmó su contrato por un equipo italiano.

Y es que Italia tiene mucho que ver con el ciclismo suizo. Porque son los italianos los que acostumbran a ir de pesca por Suiza. De los seis corredores suizos presentes en este Tour, tres trabajan en equipos italianos, Rominger (Mapei), Zberg (Carrera) y Jaerman (MG). Los otros tres pertenecen a la ONCE (Zülle) y al Festina (Dufaux y Jeker). Habla Rominger: "Sólo los más fuertes se hacen profesionales y eso explica que destaquemos tanto, pero no creo que sea una ventaja no tener un equipo profesional suizo". La causa parece clara: Suiza es un país repleto de cicloturistas. Forma parte de su tradición: mucha gente usa la bicicleta. Moreno Argentin sentencia. Suiza es una provincia de Itaia viene a decir: "Han mejorado porque corren con nosotros".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de julio de 1995