Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

No habrá congreso de los socialistas

Madrid No hay crisis interna en la Federación Socialista Madrileña (FSM), una de las más importantes del PSOE, con más de 20.000 militantes, ante los resultados obtenidos el pasado domingo en la capital y el resto de la región. Por tanto, tampoco se convocará en los próximos meses un congreso extraordinario. Ésta es la conclusión que se extrae tras escuchar estos días los análisis de dirigentes de la FSM tanto del sector renovador como del guerrista, que ha controlado históricamente este aparato de poder. Y ésa será la resolución más relevante a abordar hoy, durante la reunión convocada del comité ejecutivo regional.

La sucesión de Joaquín Leguina como líder de los socialistas madrileños no se planteará en un congreso urgente del partido, porque en la FSM constatan que Leguina no tenía ningún cargo en esa organización.

Los guerristas, en Madrid denominados acostistas, porque el presidente de la FSM es José Acosta, quieren repartir equitativamente el poder en la estructura del Grupo Socialista de la Asamblea, ahora en la oposición.

El secretario general de la FSM, Jaime Lissavetzky, pondrá hoy su cargo a disposición del partido, dimisión que no será aceptada y "lógicamente", según confirman destacados renovadores y guerristas, "deberá hacerse cargo de la presidencia del grupo en la Asamblea". Lissavetzky, según distintas fuentes socialistas, es reacio a aceptar estas responsabilidades que casi se le exigen. Los guerristas reclamarán la portavocía del grupo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de junio de 1995