Tribuna:FÚTBOL PRIMERA DIVISIÓN
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Aun quedaban 45 minutos

Ataque. El Racing jugó todo el encuentro con un delantero, Radchenko. Desde la línea de defensa iniciaba la jugada en ataque el equipo cántabro. Buscando siempre la velocidad del ruso. Sin complicarse en organizar otro esquema de jugada. Tan sólo Esteban Torre acompañaba en ataque y veía con claridad cómo salvar a la defensa madridista. Por la banda izquierda Popov supo aprovecharse de su poderío físico y desequilibró en la segunda parte. El Real Madrid con Alfonso y Zamorano. Ambos intentaban crear espacios para los pases de los centrocampistas. Estuvieron encargados de jugar en el uno contra uno. Fueron los que crearon más ocasiones de gol en la primera parte. En la segunda, el equipo blanco no quiso o no pudo atacar. Reaccionó cuando el partido estaba ya en contra. Hasta ese momento daba la sensación de que lo hecho bastaba. Cuando intentó hacer algo más, era demasiado tarde y además peligroso.Defensa. El Real Madrid tuvo durante todo el encuentro problemas con la velocidad y los contragolpes del Racing. No supo controlar la única arma que puso en juego su rival. Estas situaciones de peligro en los ataques cántabros creaba inseguridad en algunos defensores y no realizaban las jugadas con confianza. Prueba de ello fue el segundo gol del Santander, donde Lasa no ejecuté la jugada como todos sus compañeros y deshizo un fuera de juego claro. El Racing agrupó a gran número de jugadores en su terreno. Cerró los huecos por el centro. Provocó numerosas pérdidas de balón al Real Madrid. Tan sólo Pablo puso en dificultad a su equipo por los numerosos agarrones y faltas que hizo durante el partido.

Más información
El Racing se da una fiesta ante el líder

Esteban Torres. Jugador de poco pelo. Ocupa una cantidad de espacio considerable. Sabe trabajar en defensa y sobre todo en ataque. No encuentra dificultad en presionar al contrario. Sabe controlar el juego, es hábil y sobre todo ve con facilidad el punto flaco de la defensa contraria compaginándolo con las características de sus compañeros. Ayer de cara a gol estuvo sensacional. Ante una jugada en la que gran número de jugadores golpearían al esférico con fuerza y sin colocación, él demostró como con tranquilidad e inteligencia se puede conseguir un gol de clase. Con ese golpeo ganó en seguridad. Pocos jugadores saben qué hacer en estas situaciones.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS