Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Antxon Urrusolo debutará en TVE-1 con el programa 'Nadie es perfecto'

"Será un info-show: información, espectáculos y sorpresas. El periodista guipuzcoano Antxon Urrusolo anticipa así la esencia de su programa Nadie es perfecto, que TVE-1 estrena el próximo 1 de febrero con una semana de retraso sobre la fecha anunciada. Todos los miércoles (21.30), durante 105 minutos, Urrusolo mezclará temas polémicos de máxima actualidad con entrevistas a famosos, confesiones de ciudadanos anónimos y mucha música."Vamos a ir contracorriente", se apresura a decir Urrusolo, a punto de hacer realidad su sueño desde la infancia de tener programa propio en TVE. Tras su paso por ETB y Telemadrid -con el polémico debate Rifi Rafe-, ahora conducirá un programa con triple objetivo: "Divertir, informar y formar a la gente. El país está para muchos debates, pero nosotros -por llevar la contraria- vamos a hacer un magazine en el que todos nos vamos a tomar el pelo a todos y en el que seremos indulgentes con los errores y las debilidades de la gente, porque nadie es perfecto

Con este espacio -con el mismo título que una película, de Billy Wilder-, Televisión Espanola apuesta por una fórmula arriesgada para el horario de maxíma audiencia: mezclar en directo personajes muy dispares, temas de todo tipo, música en vivo y público "significativo" con opinión. "Ya está bien", continúa Urrusolo, "de programas que vienen del extranjero y en los que el presentador tiene marcada. hasta la forma de moverse, ya está bien de que inventen los otros. A mí me apetece arriesgar, incluso equivocarme, y hacer un espacio con una mirada diferente. Un programa riguroso y de calidad; y, sin embargo, con mucho humor".

Nadie es perfecto -en el que parte del público se asomará al plató desde una barandilla, como si se tratara de una corrala- también dedicará un apartado a nuevos talentos y hará inocentadas a los telespectadores, como la que estaba prevista para la noche del estreno: dejar que el anciano director Billy Wilder interviniese en el programa sin identificarle; y descubrir su identidad la semana siguiente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de enero de 1995