Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gurruchaga dice que los competidores de 'Golfos de Roma' son los políticos

El artista vasco trae al Nuevo Apolo su última aventura escénica y musical

"Los políticos españoles están montando un culebrón de tales dimensiones y se han aficionado de tal manera a dar el espectáculo que no tengo más remedio que acusarles de competencia desleal..., se supone que el cómico soy yo", dice un Javier Gurruchaga cabreado con la situación, pero encantado de que su última apuesta escénica, Golfos de Roma, un musical de envergadura compuesto por Stephen Sondheim y dirigido por Mario Gas, llegue a Madrid. En el montaje, precedido de una larga y exitosa gira, el divo canta, baila, interpreta, lleva minifalda y está hecho un auténtico golfo, al igual que sus 30 compañeros de reparto, entre los que hay destacados actores, cantantes y músicos.

"Da mucho gustito llegar a Madrid", dice Javier Gurruchaga horas antes de debutar en la ciudad en la que vive desde hace años. Viene con Golfos de Roma, un espectáculo escrito por Burt Shevelove y Larry Gelbart, con música del prestigiado Stephen Sondheim. El artista ha paseado este montaje en el último año por toda España, pero el público madrileño aún no lo ha podido ver.Tras un larga gira por numerosas ciudades, en la que han realizado varios cientos de representaciones, Golfos de Roma, una de las experiencias teatrales más atrevidas en el panorama escénico español, llega a Madrid. Desembarca en el nuevo templo del teatro musical, el teatro Nuevo Apolo.

Al frente de esta treintena de golfos, el más provocador de todos ellos, el polifacético Javier Gurruchaga, quien confiesa que esta experiencia ha sido una de las más gratificantes de su trayectoria profesional. Lo cual no es decir poco teniendo en cuenta que este ecléctico escénico ha hecho de todo, utilizando para ello, en muchas ocasiones, una jeta que se ha llegado a considerar, tanto por admiradores como por detractores, de inconmensurable.

Aunque en esta ocasión Gurruchaga afirma haberse encontrado con una competencia ante la que nunca se tuvo que enfrentar: "Ahí están los políticos, los jueces y los otros, hechos unos loros, ofreciendo un espectáculo lamentable, barato, un auténtico culebrón aburrido con el que nos hacen una competencia desleal", afirma el actor y cantante al tiempo que avisa a los seguidores de la actualidad: "Que no sean tontos y vengan a vernos a nosotros, que lo hacemos mucho mejor y se lo pasarán bien", dice el primer actor de este montaje, un auténtico canto a la libertad inspirado en textos clásicos de Plauto y cuya acción se desarrolla en una calle de Roma, frente a un prostíbulo, 200 años antes de Cristo.

Sin Rotaeta

Muchos conocerán Golfos de Roma por la versión cinematográfica que de esta obra hizo el director Richard Lester. La versión teatral española de Mario Gas, que cambia el título de Golfus... a Golfos..., respeta mucho más el guión original y se incluyen los 16 temas musicales de Sondheim. Lo que tristemente sí guardan en común la película y el espectáculo que a partir de mañana se verá en Madrid es que en ambas el personaje de Erronius (un viejo que da compulsivas vueltas a las siete colinas de Roma) fue el último que interpretaran Buster Keaton (en cine) y Félix Rotaeta, actor desaparecido hace un mes y que llegó a bromear, en más de una rueda de prensa, con la circunstancia de que fuera un papel con el que se despedían los actores.

"La alegría de llegar a Madrid sólo se quiebra por el desgarro que nos produce venir sin Félix", dice Gurruchaga, "además de ser un gran compañero y amigo, estaba muy involucrado en este espectáculo. A todos nos ayudó mucho con su gran labor de orfebrería y su gran oficio, comentándonos cosas con las que pulir nuestros personajes y siendo ayudante de Mario Gas", afirma el actor.

Javier Gurruchaga piensa que esta obra, a pesar de estar escrita por anglosajones, es muy latina: "Hay una picare muy nuestra y mi personaje, Pseudolus, es un lazarillo contemporáneo y sin ciego, porque con quien hago picardías y, trato de establecer complicidades es con el público".

Quitando la irreparable pérdida de Félix Rotaeta y la marcha de Gabino Diego, que se ha ido para afrontar otra de sus aventuras cinematográficas, el reparto continúa igual.

En cabecera de cartel el golfo Gurruchaga junto a Carlos Lucena, Lorenzo Valverde, Marc Martínez, Connie Philp, Vicente Diez, entre otros, sin olvidar que la música en directo, dirigida por Manolo Gas, está interpretada por músicos de lo más granado del jazz español.

Después de esta larga paliza que finalizará este verano en Mérida (donde empezó hace dos años), Gurruchaga se encerrará para grabar un nuevo disco con la Orquesta Mondragón, en el que se incluirán canciones de Bernardo Atxaga y Moncho Alpuente: "Hasta Víctor San José, el marido de María Pilar Cuesta, me ha escrito canciones", dice refiriéndose a Víctor Manuel y Ana Belén.

'Golfos de Roma'. Teatro Nuevo Apolo. Plaza de Tirso de Molina, 1. A partir de mañana, miércoles, todos los días excepto lunes. Entrada de 1.000 a 3.000 pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de enero de 1995