EL PUNTO FINAL.

Aunque la última etapa del Rally Granada-Dakar es algo más difícil que el suave paseo por el Lago Rosa de anteriores ediciones, lo cierto es. que se trata de un trámite que prácticamente no puede cambiar la clasificación final. El recorrido entre Tambacunda y Dakar -en realidad, el final del tramo cronometrado es a 200 kilómetros de la capital de Senegal- ofrece pistas por la sabana de este país mucho menos duras de lo que han sido las que han encontrado en las dos últimas jornadas por Guinea. No hay navegación, ni apenas problemas para encontrar la buena ruta. Por el contrario, la principal complicación puede ser el exceso de cruces y el paso por numerosos pueblos. Pero, en cualquier caso, nada del otro mundo. Y alrededor de las once, de la mañana, los supervivientes verán aparecer la meta, su meta.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS