Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AUTOMOVILISMO RALLY DEL R.A.C.

La importancia de los reconocimientos

P. L.Las notas, el elemento mágico de los rallies, mostraron ayer su trascendencia en un bosque de País de Gales. Si las de Carlos Sainz y Luis Moya hubieran podido ser mejores, quizá su coche no habría acabado a caballo entre la pista y el terraplén. Y quizá hubieran podido defender hasta el final su candidatura al título. Pero sus notas no podían ser mejores. Desde luego, no con sólo dos pasadas por tramo y a 50 kilómetros por hora. Esa era toda la posibilidad de los participantes de obtener referencias del recorrido del Rally del RAC.

Con esas dos escenas pasadas, Sainz, como el resto de pilotos, había tenido que desgajar cada una de las pruebas cronometradas, definir a qué velocidad tomar cada curva, dónde frenar, cómo abordar el siguiente esfuerzo. Y dictarle a su amigo Moya las consignas de su código particular de referencias, que éste anotó con esmero para reutilizarlas el día de la carrera. Pero con sólo dos pasadas, en convoy y a 50 kilómetros / hora, las notas no podían ser muy precisas -normalmente, en otras pruebas, realizan hasta cinco, que les permiten corregir los códigos de referencia a la perfección- Y en ese punto, a dos kilómetros del inicio del tramo número 24, puede que faltara especificar que había que frenar 20 metros. antes o que la curva era más larga de lo que parecía a simple vista.

No fue culpa de Moya por no cantar bien la curva. Ni de Sainz por no haberla anotado correctamente. Simplemente, el tricampeonato lo robó el Rally RAC, con su peculiar reglamento que limita los reconocimientos. "Quizá esto no habría ocurrido si hubiéramos podido elaborar unas notas mejores o estuviéramos en otro rally", comentó el copiloto. Auriol recordó que él también se salió el primer día por las dichosas notas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de noviembre de 1994